RESUMEN DE MEDIOS DE LA PROVINCIA DE SANTA FE
Santa Fe, Jue, 18 de abr de 2024
RECIBIR NEWSLETTER

Espectáculo 06.12.2023

Ricardo Darín estrena Elijo Creer

En diálogo con Teleshow, el actor hizo declaraciones desde Valencia sobre su participación en la película que se presenta el jueves y rememora el Mundial. Entre otras cosas, cómo ve a la sociedad a un año de esa gesta, su relación con Messi y la posible partida de Scaloni de la selección

Fuente: TELESHOW

A casi 365 días, el recuerdo del mundial de Qatar aflora en cada esquina, en cada charla de café, en cada potrero, en cada camiseta de la selección que lleva un chico con orgullo hasta debajo del guardapolvo para ir al colegio. La fiebre mundialista no cesa, como tampoco la emoción y el deseo de revivir a cada instante ese lapso infinito de alegría sin límites. Y con el espíritu de rememorar y de homenajear a la selección, la AFA (Asociación de Fútbol Argentino) preparó un documental que reconstruye el camino y las experiencias del conjunto que ganó su tercera copa con figuras estelares como Lionel Scaloni, Lionel Messi y Emiliano Dibu Martínez, entre otros.

 

Así nació el eje central de Elijo Creer, la cinta que estrena el 7 de diciembre en todos los cines del país. Solo faltaba un detalle: el hilo conductor de todo el relato. Entonces, los productores Gonzalo Arias y Mariano Suez no dudaron a la hora de elegir al narrador de la historia: alguien que también represente a nuestro ADN, que sea sinónimo de identidad argenta en todo el mundo, y ese no era otro que Ricardo Darín.

Tras él fueron y la recepción de esa propuesta la cuenta el protagonista en una charla exclusiva con Teleshow, en la que también revela cómo fue el proceso de realización, por qué finalmente aceptó prestar su voz y cómo ve a la sociedad hoy, a casi un año de esa gesta histórica que alegró a todo un pueblo. Desde Valencia, destino que es parte de su gira con la obra Escenas de la vida conyugal -donde comparte protagónico con Andrea Pietra-, Darín recordó cómo lo sorprendió la propuesta: “Al principio lo pensé un poco, era difícil decir que no, expuse lo que yo creía que iban a ser unos inconvenientes, les conté que me iba de gira, pero ellos son geniales: me dijeron que querían que fuera yo, que iban a buscar la manera, que irían a dónde esté y nos pusimos a trabajar”.

Ricardo Darín y su participación en Elijo Creer

 

 

 

 

Ricardo Darín y su participación en Elijo Creer. "Es una oportunidad de revivir emocionalmente una historia de un equipo de personas, de titanes, de guerreros, de chicos que no bajaron la guardia", asegura el actor

—¿Te sentís un poco ese representante del ADN cultural del país?

—No quiero ser falto de humildad, pero el cine te da a conocer lejos, en lugares remotos y si tenés la suerte que tuve yo de estar subido a proyectos, a películas, a historias que llegaron a la gente, es una carta de presentación de alguna manera, sos un poco un representante de todos. Me pasa a diario ahora que estoy en España, a un país que vengo mucho para actuar y eso incrementa un poco más esa condición, porque venís y estás poniendo el cuerpo, no es que solo te mostrás desde una pantalla. Lo noto todos los días a la salida del teatro, donde viene saludarme mucha gente de distintas regiones de España, pero también muchos argentinos.

—Sos de los pocos argentinos que puede comparar la sensación de ganar un mundial con la de ganar un Oscar, ¿con cuál te quedás?

—Están los más moderados, están los que no les interesa nada, hay de todo un poco. Pero para los enfermos futboleros y yo debo reconocer que cuando se trata de Argentina, me pasa también con el tenis, el rugby, con todos los deportes de las selecciones, me pasa algo que no me pasaba de pendejo, me pongo medio fanático. Mi mujer se ríe, todos me cargan: soy capaz de levantarme a las 4 de la mañana a seguir los torneos. Bueno, el Sub 17 ahora lo seguí de punta a punta, hicieron un torneo increíble, espectacular. Y estoy seguro de que este proyecto de Elijo Creer va a dar vueltas por el mundo.

 

 

 

 

El fútbol es canalizador de pasiones y la selección es un punto de contacto entre los argentinos. ¿Hay otra cosa semejante que una a un pueblo, te pasó alguna vez con la actuación?

—Podría tratar de ser diplomático con esto, pero no lo voy a ser, creo que tanto con el fútbol como con el deporte en sí, pero con el fútbol arriba de todo, es muy difícil encontrar algo que unifique tanto a una comunidad porque se dejan de lado cuestiones personales, de idiosincrasia, de posiciones sociales o políticas. Se deja todo de lado, acordate lo que pasó en el Obelisco esperando a los chicos de la selección, cinco millones de personas, una cosa de locos. Eso demuestra claramente que ahí queda de lado cualquier otro tipo de diferencias y todo el mundo se unifica detrás de eso. El otro día tomé un taxi acá, el chofer era un tipo de Bangladesh y sabía de Argentina tanto o más que yo, y la verdad es que me conmovió. El fútbol forma parte de las batallas modernas y hay lugares del mundo que no tienen fútbol y abrazaron a la Argentina de una forma inimaginable, me lo contaba y se emocionaba.

 

 

 

 

 

"La película ha generado tanta expectativa porque la gente quiere volver a vivir el mundial como si no lo hubiese vivido. Yo que tuve la oportunidad de hacer el relato en off y para eso, por supuesto, tuve que ver las imágenes, no podía salir de la emoción", asegura Darín

—¿Dónde viste la final, con quién compartiste ese momento?

—Fue maravilloso porque el primer partido que perdimos lo vi en Buenos Aires y al otro día tenía que viajar, me tenía que ir a Uruguay y todos los partidos hasta la final los vi allá. Y justo me tuve que volver a Buenos Aires y me puse mal por esas cosas que somos medio cabuleros, medio tontos, viste, y pensaba “uh, justo ahora tengo que volver”.

—Y tiene un costado tierno al mismo tiempo, mágico, creer que influye lo que hace uno en un resultado...

—Es gracioso, medio tonto si se quiere pero yo lo sentía. Tuve que volver y lo vi en mi casa con mi mujer, con mi hija, el Chino estaba en España. Fue dramática esa final, no le faltó nada.

—Un poco así también nació el #ElijoCreer, de buscar las coincidencias con otros mundiales, con fechas y hechos, con nuestras acciones

—Claro, es ponerle una cuota extra de fe, de esperanza. De creer que se puede lograr cuando todo se unifica detrás de una idea.

 

 

 

 

Desde Valencia y en diálogo con Teleshow, Ricardo Darín habló de todo

—¿Tuviste contacto con los jugadores durante el mundial, sos amigo de alguno de ellos?

—No, en ese sentido soy muy prudente porque sé lo que es estar en un lugar de tanta atención y expectativa. Tengo contacto con alguno de los jugadores históricamente, pero durante el mundial no me contacté con nadie. Tengo una muy buena relación con Messi, desde hace 20 años, porque como jugaba en el Barcelona y yo venía a España a hacer teatro, hablábamos y venía a verme con sus compañeros de equipo. En una oportunidad también nos invitó a su casa a comer un asado. Él es realmente muy amable, un tipo muy sencillo y siempre nos trató muy bien, sus padres también. Cuando se estrenó Argentina 1985 en París, lo llamé para intentar invitarlo, porque habría sido desde todo punto de vista un gol. Justo viajaba, pero como devolución a eso creo yo, tuvo la generosidad de hacer un posteo apostando por la película.

—¿Qué te produjeron las palabras de Scaloni, que dejó la puerta abierta a una posible partida del cargo de técnico de la selección?

—Soy muy respetuoso de las cuestiones personales y es un ser al que admiro mucho. Una decisión tomada por él va a contar con mi apoyo porque uno no se puede meter en la vida de los demás, menos de un hombre de sus características que consiguió lo que consiguió. Debe estar siendo tentado desde diferentes lugares del mundo para solidificar si se quiere, de alguna manera, su carrera y yo lo entendería perfectamente. Por supuesto que prefiero que se quede, como creo que queremos la mayoría, incluso aquellos que desde el principio no confiaban en él y hoy deben haber revisado sus opiniones. A veces no alcanzamos a tener una mirada sobre lo que le pasa al otro, lo digo con conocimiento de causa. Me pasa que a veces voy por la calle con un problema y alguien me detiene, me pide por favor una foto y estoy apurado, entonces no tienen alcance sobre lo que a cada uno de nosotros nos pasa y se pueden poner muy críticos, y eso es profundamente injusto.

 

 

 

 

Ricardo Darín y Andrea Pietra se encuentran de gira por España con "Escenas de la vida conyugal". En la obra, dirigida por Norma Aleandro, los personajes muestran distintas etapas de su matrimonio y de su divorcio (Foto: Rober Solsona - Europa Press)

—Vos un poco lo dijiste: a fines del año pasado estábamos festejando. ¿Cómo ves un año después a la sociedad?

—No sé si lo merecíamos tanto como lo necesitábamos. La verdad es que nuestro país, nuestra gente, ya hace muchos años viene atravesando situaciones muy críticas, angustiantes, desesperanzadoras, entonces cuando ocurre una cosa así que nuclea a todo el mundo y además le aporta una alegría que sirve como paréntesis, como bálsamo en la vida de cada uno, siento que una cuota de alegría puede ayudar. Porque la enfermedad más popular de los últimos años, no solo en Argentina sino también en el mundo, es la depresión. Y la depresión tiene unos condimentos y unos alimentos que no siempre se distinguen con claridad, a veces vienen de la acumulación de angustia, de desesperanza, de falta de futuro al mirar para adelante y de no ver las cosas con claridad y claro, cuando de golpe tenés un paréntesis de alegría comunitaria, hay como una detención de esa depresión.

Parecía que estábamos por fin unidos, felices, abrazando al de al lado pero se cumple un año y se profundizó la grieta, volvieron las peleas por política entre amigos, ¿lo vivís?

—Seguimos el resultado de las elecciones como todos los argentinos por el mundo, con mucha atención, con asombro por el resultado, pero cuando las cosas se enfrían un poco y tratás de analizar, sobre todo a la distancia que te permite un poco más, te das cuenta de que la comunidad votó un cambio, se jugó a un cambio, esta es la síntesis que yo encuentro más clara. Más allá de explicaciones, propuestas, programas de acción o ideas para poner sobre la mesa, creo que lo que pesó a la hora de poner un voto fue un cambio y más allá de lo que piense o sienta cada uno, tenemos que ir detrás de ese cambio y apoyarlo, no poner palos en la rueda. Por supuesto estoy al tanto de las controversias, de las discusiones, pero la verdad es que en el fondo, lo que yo espero es que a nuestro país le vaya bien. Sí es de la mano de Milei que sea de la mano de Milei y si no, veremos en la próxima cómo se hace.

—Tuviste muchos éxitos y películas abanderadas, una fue Argentina 1985 que ganó premios y reconocimientos mundiales pero también llegó al corazón de muchas personas por contar una parte de la historia. Ahora se activó una ola negacionista de la dictadura militar que contrasta completamente ese relato, ¿cómo te afecta?

—Es absurdo. La verdad está muy claro lo que ocurrió más allá de los números, porque los negacionistas se apoyan básicamente en los números. Pero, ¿qué vas a negar la dictadura, vas a negar la represión, vas a negar el terrorismo de estado? Es ponerse en un andanivel que no va a ningún lado. No nos olvidemos ahora, que una de las cosas probablemente positivas que van a ocurrir en nuestro país es que el Congreso va a estar dividido, equilibrado casi te diría, y me parece que ahí es donde se van a producir todas las discusiones.

 

RELACIONADAS

“Para ser irremplazable, uno debe buscar siempre ser diferente”

Coco Chanel