RESUMEN DE MEDIOS DE LA PROVINCIA DE SANTA FE
Santa Fe, Lun, 24 de jun de 2024
RECIBIR NEWSLETTER

Policiales 17.11.2023

SANTA FE

Esperaban una grúa, los asaltaron y les balearon su automóvil en la circunvalación oeste

Las víctimas (un hombre de 49 años y una mujer, de 26) fueron despojadas de sus pertenencias y dinero en efectivo.

Fuente: Diario El Litoral

"Estamos vivos porque tuvimos un Dios aparte", dice Maximiliano (49) mientras recuerda el dramático suceso que sufrió durante la noche del jueves en la Circunvalación Oeste de Santa Fe.

Todo ocurrió poco antes de la medianoche en momentos que el hombre circulaba a bordo de un Fiat Cronos por la citado tramo cuando, unos 200 metros antes de llegar al empalme hacia Santo Tomé, el vehículo sufrió un desperfecto que lo obligó a detener la marcha.

Ante tal situación el conductor, que estaba acompañado por una mujer, de 26 años, ubicó el coche a un costado de la ruta y desde allí solicitó un auxilio mecánico (grúa) para que lo venga a remolcar.

Pero mientras esperaban ocurrió lo peor. Desde las sombras aparecieron dos sujetos (serían menores de edad) quienes exhibiendo armas de fuego atacaron a los automovilistas.

En una jugada pensada los delincuentes se ubicaron uno de cada lado del vehículo. Desde allí le apuntaban con sus armas a las víctimas a quienes, bajo amenazas, les sustrajeron una mochila, un celular y dos mil pesos.

Disparos

Pero antes de irse, quizás no conformes con el botín, los agresores dieron paso a la locura. Uno de los delincuentes efectuó un disparo que pasó a centímetros de la cabeza de Maximiliano e impactó contra uno de los cristales del automóvil.

Al otro malviviente pareció no gustarle dicha acción y comenzó a insultar a su compañero. Segundos después ambos se dieron a la fuga pero realizando varios disparos que impactaron contra el coche.

"Estamos vivos de milagro... yo sentí que la bala me rozó la cara. Teníamos los asientos tirados para atrás. Si estábamos en posición normal creo que el tiro me revienta la cabeza", sentenció.

Solo por obra de la buena fortuna (y la mala puntería de los atacantes) las víctimas salieron ilesas del incidente.

 

“El comienzo de la sabiduría es el silencio ”

Pitágoras