RESUMEN DE MEDIOS DE LA PROVINCIA DE SANTA FE
Santa Fe, Lun, 24 de jun de 2024
RECIBIR NEWSLETTER

Información General 17.11.2023

ROSARIO

La esposa del policía asesinado en un hospital de Rosario pidió justicia por el crimen

La mujer expresó además que "si hubiese sido al revés, si él le hubiese disparado al choro, Leo estaría preso". El crimen ocurrió el martes.

Fuente: Rosario 3

La esposa del policía Leoncio Bermúdez, quien fue asesinado en el Hospital Provincial de la ciudad de Rosario por delincuentes que fueron a liberar a un preso, dijo hoy que teme que el crimen “sea uno más” de otros que ocurren allí.

“Lo mataron y lo dejaron tirado. Y ahora como siempre, él va a ser uno más”, expresó Romina, pareja de Bermúdez y agregó: “No entiendo más nada. Lo mataron como a un perro y se fueron como si nada, es injusto todo”.

En declaraciones radiales, la mujer expresó: “si hubiese sido al revés, si él le hubiese disparado al choro, Leo estaría preso y si no hubiese salido de la garita de trabajo hubiese tenido un sumario por incumplimiento”.

El policía tenía dos hijas de 12 y 4 años y su hija mayor estaba en la garita ubicada en el frente al hospital cuando ocurrió el crimen.

“Mi nena me manda una foto con él, contenta porque conoció el lugar donde tantas horas pasa su papá”, contó y siguió: “A las 22.30, me llama y me dice: No sé qué pasó mamá, papá no volvió más”.

La mujer además manifestó que se arrepiente de haber visto las imágenes en las que quedó grabado el crimen de su marido: “Cometí el error de ver el vídeo que está circulando en todos lados y tengo terror de que lo vea mi hija porque lo que me dejó a mí al ver ese video es otra sensación más que dolor”.

Leoncio Bermúdez trabajaba en el destacamento del Hospital Provincial y fue asesinado el pasado martes  cuando tuvo que intervenir ante la irrupción de dos hombres armados que ingresaron al nosocomio para rescatar a Gabriel Guillermo Lencina, un preso de la cárcel de Piñero que estaba a punto de recibir el alta médica.

Primero los delincuentes se enfrentaron a tiros y golpes con los agentes del Servicio Penitenciario que custodiaban a Lencina, pero como no obtuvieron éxito decidieron irse corriendo.

En el momento en el que llegaron a la puerta del hospital se cruzaron con Bermúdez, a quien le dispararon un balazo en la cabeza y se escaparon en un auto que los estaba esperando.

“Usted es libre para hacer sus elecciones, pero es prisionero de las consecuencias ”

Pablo Neruda