RESUMEN DE MEDIOS DE LA PROVINCIA DE SANTA FE
Santa Fe, Sáb, 24 de feb de 2024
RECIBIR NEWSLETTER

Salud 05.05.2023

Dengue: Mitos, creencias y verdades sobre el virus

El Equipo de Epidemiólogas del Instituto Universitario Hospital Italiano desmiente las creencias más recurrentes sobre esta propagación que está afectando a nuestro país, el dengue.

Fuente: Filo.news

Los casos de dengue en Argentina continúan siendo un tema preocupante en materia de salud. Nadie debería morir por dengue teniendo acceso al tratamiento oportuno y adecuado. A medida que aumenta la transmisión de este virus, también aumenta la desinformación y los mitos en torno a esta enfermedad.

En este contexto, el Equipo de Epidemiólogas docentes de la carrera del Instituto Universitario Hospital Italiano (IUHIBA), destacan, en primer lugar, que ”El acceso a una atención y tratamiento oportuno es importante para evitar eventuales complicaciones”. Además, el equipo desmiente las creencias más recurrentes sobre el dengue, en pos de divulgar información fidedigna y colaborar con la prevención de este virus.

“El mosquito pica solamente entre el amanecer y el atardecer”. Falso.

Si bien es cierto que el mosquito necesita ver para picar, es decir, que necesita de luz, gracias a la luz artificial también puede picar de noche. Como información adicional, Silvana Figar, directora de la carrera de especialización de Epidemiología del IUHIBA asegura que “el mosquito que transmite el dengue necesita ver para picar, no es aquel que a la noche nos molesta con el zumbido”.

“Solo con la fumigación alcanza para prevenir el dengue”. Falso.

Si bien la fumigación está indicada para el control del vector durante una epidemia y es una medida eficiente para el bloqueo de caso, su efectividad en el interior de las casas es baja, del 30%. En lo que hay consenso es que la fumigación preventiva no sirve.

Además, los factores que deben tenerse en cuenta son: la velocidad y dirección del viento, la temperatura y el horario de aplicación (6:00 a 8:30 y 17:00 a 19:30hs.). También se recomienda que los habitantes del hogar colaboren con el proceso abriendo puertas y ventanas, para que el tratamiento sea más efectivo.

“Recordemos que la mosquita, que es la que pica (no así el macho), después de alimentarse se posa detrás y debajo de los muebles y cortinas para madurar sus huevos. El humo de la fumigación mata por contacto, lo que significa que la nube debe llegar a zonas recónditas de la casa. En relación al efecto residual de los insecticidas, se sabe que alteran el neurodesarrollo, por lo que hay que considerar mascotas y menores en los domicilios. Por eso, insistimos que la mejor medida es eliminar los posibles criaderos”, explican Analía Ferloni y Valeria Alperti, docentes de la carrera de especialización en Epidemiología del IUHIBA.

“El uso indiscriminado de los productos de fumigación conlleva riesgos para la salud y contamina el medio ambiente que nos rodea. Es un tratamiento que debe ser realizado por un organismo oficial”, comenta Figar.

“Mi casa está limpia, no puede haber mosquitos”. Falso.

Que una casa esté limpia no es impedimento para que se desarrolle el virus. Mientras haya agua acumulada dentro o fuera de la casa, el mosquito ya puede poner huevos, siendo su preferencia agua limpia.

 

 

 

 

“Para matar los huevos de mosquito es suficiente mantener las superficies secas”. Falso.

Debido a que el huevo resiste la desecación, para que el secado de reservorios sea efectivo, debe acompañarse del cepillado, el huevo no resiste la fricción ni las temperaturas mayores a 60 grados. Por eso también se recomienda tirar agua bien caliente (tomando los recaudos de no quemarse) en rejillas y canaletas. Los huevos duran de un verano a otro, cuando las temperaturas y humedad suben, el huevo se reactiva.

“Los repelentes son clave en la lucha contra el dengue”. Falso.

Los repelentes, velas de citronella o Andiroba, contrariamente a lo que muchos piensan, no tienen mucho efecto en la lucha contra el dengue, ya que su efecto es indefinido y temporal.

“Si una persona tiene la enfermedad, debe estar bajo un mosquitero además de usar repelente. La manera preventiva del uso de repelentes no está demostrada como eficaz, ya que el mosquito es domiciliario, además de que no se puede recomendar usar repelente durante 24 horas, especialmente en los niños”, explica Ana Maria Gomez Saldaño, subdirectora de la carrera en el IUHIBA. “Por eso la medida más eficaz, que ha demostrado evitar los casos, sigue siendo eliminar criaderos en el lugar de trabajo, escuelas y casas. El mosquito del parque, no suele ser el Aedes Aegypti”, concluye la especialista.

 

 

 

 

“Tomar vitamina B aleja al mosquito”. Falso.

Si bien es cierto que el mosquito se siente atraído por la respiración y el dióxido de carbono exhalado por las personas, tomar vitamina B no es una medida eficaz para combatir el dengue; únicamente puede alejar a los mosquitos durante poco tiempo y varía con el metabolismo de cada persona.

“La borra de café en las plantas mata los huevos de mosquitos”. Falso.

No hay evidencia de la eficacia de la borra del café en las plantas en la lucha contra los mosquitos.

“Las larvas de mosquito sólo se desarrollan en agua limpia”. Falso.

Los huevos de mosquitos también pueden desarrollarse en el agua sucia y acumulada. Para combatir el dengue lo importante es eliminar cualquier depósito de agua permanente, esté limpio o sucio.

“Los mosquitos no llegan a los pisos altos”. Falso.

A pesar de que los mosquitos no pueden volar hasta los pisos más altos, pueden llegar a ellos mediante el ascensor, o encima de las personas.

“El mosquito nace en las plantas o en los pastos”. Falso.

El mosquito se cría en el agua. Las plantas sirven como alimento.

 

 

 

 

Desde el Área de Epidemiología del Hospital Italiano aconsejan estar atentos a la fiebre alta, el síntoma principal del dengue. Valeria Aliperti, coordinadora del área, comparte que en época de epidemia si hay fiebre sin síntomas respiratorios tenemos que pensar en dengue y consultar al equipo de salud; así como mantener una hidratación abundante, de aproximadamente 3 litros de agua por día, para reducir la posibilidad de complicaciones.

“El dengue nos invita a participar e involucrarnos en modificar los determinantes socioambientales que lo generan”, finaliza Silvana Figar. Desde el Equipo de Epidemiólogas docentes del IUHIBA, invitan a la población a sumarse a las iniciativas barriales, en pos de colaborar con la prevención de futuras epidemias.

 

 

RELACIONADAS

¿Es posible contagiarse de dengue en otoño?

El descenso de la temperatura es un factor concluyente para que bajen los casos de esta enfermedad viral. No obstante, el mosquito Aedes aegypti sigue circulando y se puede adaptar al cambio de clima en algunas regiones, según detallaron tres expertos

“Los que no moderan pasiones son arrastrados a lamentables precipicios”

Andrés Bello