RESUMEN DE MEDIOS DE LA PROVINCIA DE SANTA FE
Santa Fe, Lun, 24 de ene de 2022
RECIBIR NEWSLETTER
 

Salud 15.01.2022

Cómo saber si eres un trabajador quemado

El acoso laboral, la disconformidad personal y los objetivos por los que el trabajador no puede mostrar preferencia son algunas de las condiciones de riesgo para el síndrome del quemado. Si quieres saber si eres un trabajador quemado, acá te podes enterar y te invitamos a que sigas leyendo.

Fuente: La Mente es Maravillosa

Las exigencias laborales, incluso las del teletrabajo, sin un equilibrio mental y físico pueden agotarnos sin darnos cuenta; también pueden generar cansancio crónico, aunque gocemos de buena salud, pues las gotas que no paran de caer terminan erosionando la piedra.

Para saber si eres un trabajador quemado, ten presentes los síntomas del síndrome del burnout, que son más comunes de lo que puedas imaginar.

Síndrome de burnout o del trabajador quemado

Ya son décadas en las que el síndrome de burnout lleva causando estragos en el ámbito laboral: genera estados anímicos enfermos, alterados por el estrés laboral o la fatiga crónica. En otras palabras, es la respuesta extrema al estrés crónico que se origina en el contexto laboral, con consecuencias a nivel individual que afectan directamente a los intereses organizacionales y sociales.

El término burnout comenzó a utilizarse desde 1977, año en el que Christina Maslach, psicóloga estadounidense, perita e investigadora del síndrome de burnout, lo presentó en una convención ante la Asociación Americana de Psicólogos.

Maslach y su colega Susan Jackson definen este síndrome como la reacción comportamental del estrés laboral, caracterizada por desgaste emocional, despreocupación o desinterés en el trato con los clientes y usuarios y dificultad para la realización personal.

 

 

 

 

 

Cómo saber si eres un trabajador quemado

Hoy en día, en muchas profesiones u oficios encontramos el llamado síndrome del quemado que no siempre se debe a la sobrecarga de trabajo, pues el exceso laboral no provoca el burnout, pero sí un trabajo desmotivante a nivel cognitivo y emocional.

Es decir, el estrés está relacionado con muchos factores de la vida cotidiana, y el burnout es una de las formas de progreso del estrés laboral crónico. Para identificar el síndrome es necesario tener presente los siguientes síntomas:

Agotamiento físico

  • Migrañas.
  • Fatiga crónica.
  • Aumento de peso.
  • Pérdida de apetito.
  • Dolores musculares.
  • Problemas gastrointestinales.
  • Desregulación del ciclo menstrual.

Agotamiento mental

  • Estrés.
  • Tristeza.
  • Insomnio.
  • Ansiedad.
  • Depresión.
  • Irritabilidad.
  • Falta de energía.
  • Agotamiento emocional.
  • Sentimientos de incompetencia.
  • Actitudes de rechazo hacia el trabajo.
  • Deterioro del autoconcepto profesional.
  • Distanciamiento y cinismo hacia los clientes.

Causas del síndrome del trabajador quemado

Para saber si eres un trabajador quemado, pregúntate cómo influye la interpretación que haces de tu realidad laboral a la hora de conseguir o cumplir metas, y cómo influyen estos factores en tu estado anímico.

No pierdas de vista que las causas dependen también del tipo de estructura organizacional e institucional en la que trabajes, ya que, si no te sientes apoyado en tus quehaceres laborales y hay mala comunicación por parte de tus pares o superiores, es posible que estés expuesto al agotamiento emocional y a los conflictos interpersonales.

Si consideras que el trabajo hace que estés irritable, agresivo, que alimenta tu frustración y hostilidad porque sientes que tienes sobre ti una gran presión, debes hacer un alto y pensar en realizar cambios que impidan que la situación se cronifique. Además de para regularte y prevenir dolencias físicas y emocionales, productos del síndrome del quemado.

Consecuencias del síndrome del trabajador quemado

Si padeces el síndrome del quemado, según la psicóloga Anabella Martínez Pérez, las consecuencias conductuales se manifiestan en la pérdida de la proactividad, los hábitos dañinos para la salud, como la búsqueda de soluciones en el aumento de estimulantes y el abuso de sustancias. En cuanto a los desórdenes fisiológicos, se presentan las siguientes consecuencias:

  • Úlceras.
  • Cefaleas.
  • Náuseas.
  • Hipertensión.
  • Dolores de muelas.
  • Dolores musculares.
  • Disfunciones sexuales.
  • Pérdida transitoria de la voz.

Las consecuencias no solo quedan para el trabajador, también para la organización porque se genera bajo rendimiento laboral, ausentismo, aumento de riesgo de accidentes y pérdidas económicas considerables.

 

 

 

 

 

Intervención en el trabajador quemado

Si eres diagnosticado con el síndrome del quemado, es importante que pongas en marcha estrategias de afrontamiento, como desahogarse con las personas idóneas, realizar nuevas actividades en tu tiempo libre, tener claro la situación estresante y alejarte de ella hasta que seas capaz de gestionarla de forma sana.

La autoconsciencia es determinante para afrontar el estrés laboral y regular las emociones; en caso de padecerlo, no escapes del problema, abórdalo con calma; esta es la pauta para quitarle poder y tramitarlo sin inconvenientes.

A nivel de organización, es esencial identificar el burnout para prevenir sus efectos, por medio de información y enseñanza de estrategias de afrontamiento; identificar las causas laborales que conduzcan al síndrome, como acoso laboral, mala gestión en el clima organizacional, ambiente de trabajo tóxico, etc.

También puedes buscar ayuda psicológica para diagnosticar, prevenir o tramitar el síndrome, en caso de padecerlo. La salud emocional es fundamental para que nuestras vidas estén reguladas y libres de toda carga emocional.

Te podría interesar...



  • Martínez, A. (2010). el síndrome de burnout. evolución conceptual y estado actual de la cuestión. Vivat Academia, (112), 42-80. https://acortar.link/9jFx0v
  • Monte, P. & Peiró, J. (1997). Desgaste psíquico en el trabajo: el síndrome de quemarse. Editorial Síntesis.
  • Peiro, J. & Rodríguez, I. (2008). Estrés laboral, liderazgo y salud organizacional. Papeles del Psicólogo, 29(1), 68-82. https://acortar.link/sIeY5L

Artículos interesantes

 

 

 

Caso Cabezas: 25 personajes a 25 años del crimen de José Luis