RESUMEN DE MEDIOS DE LA PROVINCIA DE SANTA FE
Santa Fe, Mar, 29 de sep de 2020
26ºC / 39%
RECIBIR NEWSLETTER

Ciencia y Tecnología 15.09.2020

¿Puede haber vida en Venus? Astrónomos lo explican

El descubrimiento de la molécula llamada fosfina, creada por microbios, posiciona al planeta Venus como un potencial escenario de vida. La opinión de tres astrónomos consultados por Infobae

Fuente: INFOBAE

Un grupo de astrónomos descubrió en las nubes de Venus una extraña molécula creada por microbios, lo que apunta a un indicio de vida, reveló el lunes el Observatorio Europeo Austral (ESO).

Los investigadores constataron la “presencia aparente” en las capas nubosas de Venus de fosfina, un gas existente en la Tierra, y su procedencia podría deberse a un fenómeno desconocido o a una forma de vida, según un estudio publicado en Nature Astronomy.

Pero ¿qué significa este hallazgo? De acuerdo a Constantino Baikouzis, investigador astronómico y director del Programa Parque Astronómico de la Matanza, en Buenos Aires, Argentina, lo más llamativo de este estudio es que pongan la lupa en Venus: “Lo que sabemos hasta ahora es que la atmósfera de este planeta posee ácido sulfuroso y sus temperaturas son muy elevadas, por eso nunca se lo consideró como potencial escenario para que haya vida. Este hallazgo reveló que hay capas de fosfina, lo que nos lleva a pensar que se podrían generar por un proceso a partir de un organismo vivo”.

Y es que para producir fosfina, las bacterias terrestres toman fosfato de minerales o material biológico y agregan hidrógeno.

“A partir de este descubrimiento habrá que centrarse en ver si ese gas se puede generar de otro modo que no involucre un organismo vivo. Es decir, tendríamos que ver si se puede generar sin un ser vivo detrás. Es shockeante y emocionante, pero no se podría afirmar que hay vida, se necesitan más pruebas”, explicó Baikouzis.

Un grupo de astrónomos descubrió en las nubes de Venus una extraña molécula creada por microbios, lo que apunta a un indicio de vida, reveló el lunes el Observatorio Europeo Austral (ESO).

Un grupo de astrónomos descubrió en las nubes de Venus una extraña molécula creada por microbios, lo que apunta a un indicio de vida, reveló el lunes el Observatorio Europeo Austral (ESO).

Venus es el vecino planetario más cercano a la Tierra. Similar en estructura pero ligeramente más pequeño que la Tierra, es el segundo planeta desde el Sol. La Tierra es la tercera. Venus está envuelto en una atmósfera espesa y tóxica que atrapa el calor. Las temperaturas de la superficie alcanzan los 880 grados Fahrenheit (471 grados Celsius), lo suficientemente calientes como para derretir el plomo.

En este sentido, de acuerdo al licenciado Mariano Ribas, jefe de Divulgación Científica del Planetario de la Ciudad de Buenos Aires, Galileo Galilei, el descubrimiento del planeta Venus es una novedad muy curiosa: “Es llamativo que se presente como un potencial escenario para la vida”.

Es la primera vez que se halla fosfina (o fosfano) en uno de los cuatro planetas telúricos del Sistema Solar, “al margen de la Tierra”, indicó Jane S. Greaves, profesora de astronomía de la Universidad de Cardiff, que dirigió el estudio. “Cuando obtuvimos los primeros indicios de fosfina en el espectro de Venus, fue un shock”, agregó la astrónoma, citada en un comunicado.

Esta ilustración artística muestra la superficie y la atmósfera de Venus, así como moléculas de fosfina. Estas moléculas flotan en las nubes de Venus arrastradas por el viento a altitudes de 55 a 80 km, absorbiendo algunas de las ondas milimétricas que se producen en altitudes más bajas. Fueron detectadas en las nubes altas de Venus en datos del Telescopio James Clerk Maxwell y el Gran telescopio Milímetro/Submilímetro en el desierto de Atacama, en el que ESO es socio. (ESO / M. Kornmesser / L. Calcada vía REUTERS)

Esta ilustración artística muestra la superficie y la atmósfera de Venus, así como moléculas de fosfina. Estas moléculas flotan en las nubes de Venus arrastradas por el viento a altitudes de 55 a 80 km, absorbiendo algunas de las ondas milimétricas que se producen en altitudes más bajas. Fueron detectadas en las nubes altas de Venus en datos del Telescopio James Clerk Maxwell y el Gran telescopio Milímetro/Submilímetro en el desierto de Atacama, en el que ESO es socio. (ESO / M. Kornmesser / L. Calcada vía REUTERS)

“En primer lugar es importante resaltar que el estudio no está confirmando la existencia de vida en Venus. Lo que ocurre es que por supuesto tiene un impacto enorme de si algún día podemos llegar a descubrir vida. En los últimos años se ha trabajado arduamente en planetas como Marte, pero nunca se tuvieron puestos los ojos en Venus”, dijo a Infobae Diego Bagú, director del Planetario de la Universidad Nacional de La Plata.

“No era uno de los escenarios predilectos, a diferencia de Marte, la luna de Saturno o la luna de Júpiter, que se llama Europa. Ambas lunas tienen una cubierta de hielo y por debajo de ese hielo agua en estado líquido. Y cuando hay agua, de algún modo, obviamente cuando intentamos buscar rastro de vida vamos en búsqueda de agua. Por eso es tan novedoso que se realice un estudio sobre Venus”, aseguró Bagú.

De este modo, el especialista explicó que la investigación se realizó gracias a dos radiotelecoscopios: "No se sabe aún si esta fosfina es producida por existencia de vida o por un proceso completamente distinto. Es por este motivo que no podríamos relacionar directamente la existencia de vida con la fosfina”.

¿Qué se debería hacer para confirmar la existencia de vida en Venus? “Hay dos pasos muy importantes a seguir: comprobar que exista la fosfina y seguido a ello, comprobar que sea por la existencia de microorganismos. Por supuesto que es muy interesante porque son todas pistas que podrían indicar que sí hay vida en Venus”, enfatizó Bagú.

La OMS distribuirá 120 millones de test rápidos en países de medios y bajos ingresos