RESUMEN DE MEDIOS DE LA PROVINCIA DE SANTA FE
Santa Fe, Mar, 04 de ago de 2020
24ºC / 55%
RECIBIR NEWSLETTER

Economía 11.07.2020

El Gobierno negociará un programa con el FMI aunque no resulte exitoso el canje con los bonistas

La estrategia oficial es encarar las discusiones con el organismo multilateral a partir de septiembre, cuando cierre la oferta a los acreedores. Esperan una reestructuración parcial

Fuente: infobae

El Gobierno confía en que en las semanas que restan hasta el 4 de agosto –fecha de cierre de la oferta– podrá conseguir el aval suficiente de los acreedores como para declarar la reestructuración “válida” y “exitosa”. Para ello, según el prospecto de la nueva propuesta, debe reunir el 50% de adhesión. Será clave, aseguran en el Ministerio de Economía, conseguir aceptación de los acreedores que no integran ninguno de los tres comités y que reúnen el 60% de los USD 64.800 millones, aunque también es importante lograr que los grandes fondos acepten por el arrastre que eso puede generar en el resto.

El foco del ministro Martín Guzmán hoy está puesto en cerrar exitosamente este canje. Pero aún si no lo lograra, el Gobierno tiene la decisión tomada de negociar un nuevo programa con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Avanzará por ese camino independientemente de cómo finalice este proceso, y lo que buscan transmitir los funcionarios argentinos es que si los bonistas no aceptan esta propuesta, luego el escenario será peor.

El foco del ministro Martín Guzmán hoy está puesto en cerrar exitosamente este canje. Pero aún si no lo lograra, el Gobierno tiene la decisión tomada de negociar un nuevo programa con el Fondo Monetario Internacional (FMI)

¿Qué tiempos manejan en el Gobierno para iniciar este diálogo? En principio, no podrá ser antes de mediados de septiembre, ya que deberá suceder una vez que se concrete la liquidación de los nuevos bonos, prevista para el 4 de ese mes. Tampoco mucho más tarde que diciembre o enero, si se supone que una negociación con el Fondo podría demorar entre tres y cuatro meses. Lo que está claro es que la Argentina debe tener un acuerdo vigente con el organismo para renegociar la deuda con el Club de París, que debe concretarse a mediados del año próximo.

Sucede que el Gobierno debía pagarle USD 2.100 millones a ese conjunto de países a fines de mayo, pero optó por no hacerlo en función de que buscará reestructurar toda la deuda. Como ese vencimiento tenía un año de gracia para que sea considerado incumplimiento, la Argentina directamente se tomó ese tiempo para avanzar en la negociación.

En la cartera que dirige Martín Guzmán esperan un cierre parcial del canje a comienzos de agosto

En la cartera que dirige Martín Guzmán esperan un cierre parcial del canje a comienzos de agosto

Casi en simultáneo al anuncio de que la Argentina postergaría hasta mayo de 2021 el vencimiento, de acuerdo con los términos que la República alcanzó con los miembros del Club de París el 29 de mayo de 2014, el Gobierno elevó una propuesta para modificar los términos existentes de dicho acuerdo, en busca de una extensión de los vencimientos y una significativa reducción de las tasa de interés.

En el texto enviado en abril a la Securities & Exchange Commission (SEC), Guzmán afirmó también que el país está en “relaciones constructivas con el Fondo Monetario Internacional” y resaltó la intención del país de buscar “un nuevo programa que tratará los términos en que la deuda incurrida bajo el actual programa Stand by acordado en junio de 2018 serían remplazados hasta que la República pueda tener acceso a los mercados internacionales de deuda a tasas sustentables”.

Desde el organismo que dirige Kristalina Georgieva, se viene apoyando al gobierno de Alberto Fernández de forma sostenida y si bien el mejor deal habría sido cerrar un acuerdo con el Fondo antes de negociar con los acreedores privados, la decisión de la Argentina fue respetada y hasta incluso el staff técnico ayudó al Gobierno en el análisis de sustentabilidad de la deuda.

¿Qué tiempos manejan en el Gobierno para iniciar este diálogo? En principio, no podrá ser antes de mediados de septiembre, ya que deberá suceder una vez que se concrete la liquidación de los nuevos bonos, prevista para el 4 de ese mes

En ese análisis, el FMI llegó a la conclusión de que una propuesta argentina a los bonistas podía extenderse hasta los USD 50 para que cumpla con los criterios de sustentabilidad, y finalmente terminó siendo superior (UDS 53,50). Lo toleró, en pos de que finalmente el gobierno logre un acuerdo que saque al país de la situación de default.

La situación ideal para ambas partes sería entonces lograr un alto nivel de adhesión para encarar luego la negociación con el FMI. Pero aún si la Argentina se encamina a un cierre parcial, como esperan que suceda, o incluso si el canje quedara desierto, las discusiones con el organismo se darán de igual forma. Lo que cambiará, dicen en el Gobierno, es de qué manera se encarará esa negociación.

Lo que aseguran en el Palacio de Hacienda es que la oferta presentada a los privados no se modificará, a pesar del lobby de algunos grupos de acreedores –Ad Hoc y Exchange sacaron un nuevo comunicado planteando la necesidad de más mejoras– y que si no ingresan en esta etapa, luego la Argentina irá al Fondo y la propuesta que puede surgir en el marco de un programa con el organismo “será mucho peor”, advirtió una fuente oficial ligada a la negociación. Algunas fuentes del mercado comentaban que existía un acercamiento entre las partes, que no fue confirmada por los mencionados grupos.

Carla Vizzotti anunció la prohibición de las reuniones sociales en todo el país por 15 días