RESUMEN DE MEDIOS DE LA PROVINCIA DE SANTA FE
Santa Fe, Dom, 26 de ene de 2020
23ºC / 27%
RECIBIR NEWSLETTER

Salud 17.01.2020

¿Tenés hambre todo el tiempo? Estas pueden ser las causas

Concé los seis motivos que generan esta sensación en tu organismo y cómo aprender a controlarlo.

Fuente: Nexofin

Si sos de las personas que tienen la sensación de tener hambre constantemente, estos pueden ser algunos de los motivos y las soluciones posibles.

Comés poco 

En ocasiones no somos consciente de que podemos estar comiendo menos de lo que deberíamos. Quizás tu ritmo de vida es muy acelerado o trabajás mucho en el gimnasio lo que hace que gastes una buena cantidad de energía que se traduce en cansancio físico y hambre.

En ocasiones esto también se puede deber a que lo que comés no te aporta la suficiente cantidad de vitaminas y nutrientes que necesita tu cuerpo, por lo que, aunque ingieras comida regularmente si no le das a tu organismo lo que necesita, seguirás teniendo hambre.

Una solución es que lleves una lista de los alimentos que comés. Hay aplicaciones para el móvil que pueden ayudar a saber la cantidad diaria de proteína, carbohidratos, grasas y vitaminas que ingieres y cuál es la recomendable para tu sexo, peso y altura.

No bebés suficiente agua

A veces confundimos el hambre con la sed. El hipotálamo, la parte más importante del centro de control del sistema nervioso, es la encargada de transmitirnos señales tanto de hambre como de sed. Cuando no bebemos la cantidad suficiente, envía señales confusas a nuestro cerebro, lo que puede hacer que comience a rugirte el estómago.

Dormís poco

Esto reduce los niveles de la hormona leptina que es la responsable de suprimir la sensación de hambre y al mismo tiempo eleva los niveles de grelina, la hormana que estimula el apetito. Consejo: dormí al menos 8 horas diarias.

Estás aburrido

En ocasiones es muy difícil distinguir si realmente tenemos hambre o si estamos aburridos. Si lo único que te apetece es comida chatarra, puede ser lo segundo. Probá distrarte con otra actividad a ver si se va esa sensación.

Comés demasiado rápido

Cuando tenemos poco tiempo para comer o estamos muy acelerados, solemos comer muy rápido, esto puede hacer que ingieras más calorías de las necesarias y que te quedes con sensación de hambre al no dejarle a tu cuerpo que repose lo que ha comido y sigas dándole más alimentos. Lo mejor es comer despacio y masticar bien, al menos 15 veces por porción. Lo recomendable es que te tomes al menos 20 minutos para comer ya que ese es tiempo suficiente para que tu cerebro se dé cuenta si está lleno o si necesita más comida.

Te salteás comidas

Lo ideal es hacer cinco comidas al día, cuatro como poco. Debemos repartir adecuadamente la cantidad y los alimentos. Es primordial que desayunemos, comamos, merendemos y cenemos, y entre el desayuno y la comida tomemos unos frutos secos, una fruta o cualquier alimento ligero para paliar el hambre.

El emotivo video homenaje de la asociación civil donde Fernando Báez colaboraba - Verte