RESUMEN DE MEDIOS DE LA PROVINCIA DE SANTA FE
Santa Fe, Sáb, 25 de jun de 2022
RECIBIR NEWSLETTER
 

Espectáculo 06.04.2017

PICO MÓNACO CONTÓ SU PRIMERA CITA CON PAMPITA

El tenista estuvo como invitado en Mejor de noche y recordó los nervios que pasó cuando conoció a la modelo.

Fuente: Ciudad.com

Mejor de noche, el ciclo de Leo Montero en elnueve, tuvo como único invitado a Pico Mónaco y no faltó oportunidad para que hable de su relación con Pampita. Incluso la jurado del Bailando se prestó para un juego de coincidencias desde un tape y ambos contaron cómo fue aquella primera cita que le dio inicio a su relación.

"Nos conocimos en su departamento y no pasó nada hasta meses después", afirmó Pampita y su novio desde el estudio entró en detalles sobre aquel momento. "Tomamos algo, nada más. Fue un approach. Encima Caro no toma alcohol y me preparé. Tenía jugo de pera, de naranja, agua, agua con gas, Sprite, Coca. ¡La heladera parecía de un supermercado! Tenía que quedar atento", contó, entre risas. ¿Conocer a una de las mujeres más deseadas del país fue tarea fácil? Para nada. "Claro que estaba nervioso. Tenés esa adrenalina de cuando vas a conocer a alguien. Es lindo y sigue siendo lindo", recordó.

Pero no fue todo. En tren de confesiones, Pico contó que supo tener una manía muy particular que lo hizo dudar si no era un trastorno obsesivo compulsivo. "Tengo un TOC que se me fue, lo tuve durante 3 años y es muy loco. Contaba los segundos que hacía pis. ¡Si alguien me supera…! Era increíble porque tenía un tiempo estándar", lanzó, risueño mientras Leo no salía de su asombro y lo puso a representar la situación del conteo mientras orinaba. "Generalmente a la mañana era los récords porque aguantaba mucho. Siempre mantenía el mismo ritmo y a la mañana era entre 30 y 32 segundos y durante el día entre 20 y 23. Mi récord fue 42 segundos, pero no sé que pasó. Me imagino que aguante y exploté. Yo sabía que se venía el récord, lo presentía", pormenorizó, con humor.  

Paro de transportistas por falta de gasoil: así se vive el reclamo en Rosario - Clarín