RESUMEN DE MEDIOS DE LA PROVINCIA DE SANTA FE
Santa Fe, Sáb, 18 de may de 2024
RECIBIR NEWSLETTER

Deportes 18.02.2016

SE ACOMODARON LAS PIEZAS Y NEWELLS ALCANZÓ UNA GOLEADA PARA CREER

Newell's Old Boys tuvo entrega, sacrificio, orden y fue simple. Así se despachó con una goleada tremenda por 5 a 0 frente a un desahuciado Racing en el Coloso.

Por: Agenciafe/La Capital /

 Ganó, goleó y se tranquilizó. Lo que buscaba. Levantar la autoestima y que lo exterior no incidiera. Borrón y cuenta nueva. Y dio el golpe justo para frenar por un momento y comenzar a acomodarse en el torneo. Lo hizo vapuleando a un Racing inexpresivo en el debut rojinegro en el Coloso Marcelo Bielsa, que recibió al equipo de buena manera y le entregó un voto de confianza desde la tribuna. Con el resultado puesto todo fue alegría y el 5-0 desató el éxtasis leproso en una semana por demás de agitada e intensa, pero que alimenta al sueño de recuperación. Con una confianza que se eleva y que lleva a pensar en el despegue del equipo.
  Era imperioso obtener una sonrisa después de tanta desazón. Newell’s necesitaba poner el freno a una crisis futbolística que llegó por decantación hasta lo institucional, a tal punto que la dirigencia debió aceptar el pedido de adelantar las elecciones para junio. Por eso no había otra fórmula que no fuera la de ganar para poner un punto y aparte a una incómoda situación. Y, es sabido, los resultados son el remedio justo para calmar los dolores de cabeza que conllevan las derrotas. Bajar los alterados estados de ánimos y alimentar la ilusión de encontrar el rumbo ascendente.
  Así se presentó este Newell’s con Juan Pablo Vojvoda como DT interino. Archivado quedó el ciclo de Lucas Bernardi, olvidable tanto desde lo futbolístico como por el rendimiento en los resultados que no aparecieron. El de ayer no fue un equipo que haya descollado, pero sí fue expeditivo. Y contó con jugadores abocados al sacrificio. Si había que defender, todos se sumaban a la muralla. Maxi Rodríguez y Scocco dejaban sus posiciones ofensivas para retroceder, correr y ponerse codo a codo con sus compañeros para lograr la recuperación rápida de la pelota.
  Newell’s tuvo enfrente a un Racing que intentó mostrar las uñas de grande y tuvo un par de avisos con intentos de vulnerar a Unsain a través de Camacho y López. Enseguida se le bajaron los humos de grandeza y se hizo chico cuando Advíncula puso en ridículo a Voboril y su centro fue capitalizado por Insúa para poner el primer grito de la tarde cuando aún no se había cumplido la media hora de juego.
  Parecía que la nublada tarde se iba a iluminar para el rojinegro. Que era el día para frenar las penas. Y esta vez ligó porque Schmidt clavó un golazo, pero en contra y para dejar tranquilo al rojinegro. En ese momento el sol salía de entre las nubes y le ponía luz y felicidad a un Coloso repleto más allá del día laborable y el horario.
  Nada hacía presagiar que Racing pudiera resucitar. Y así fue, porque Newell’s estuvo letal. Contó con un Advíncula que se destapó y hasta llegó al gol en su primer partido en el Coloso. Después, como lo había hecho en el primer tiempo, envió una bocha bárbara para que Maxi también se anotara en la lista de los goleadores. Y La Fiera pegó otro grito furioso, también a puño cerrado.
  Newell’s fue otro. Diferente al que se vio en el arranque del torneo. Las piezas fueron ubicadas en sus respectivos lugares, sin misterios ni pruebas raras, llenas de confusiones. Cada uno en su lugar, el que conocen a la perfección. Y así el equipo fue ordenado, simple, con entrega y efectividad como para golear en su casa.

“¿Qué tiempos son éstos en los que tenemos que defender lo obvio?" ”

Bertolt Brecht