RESUMEN DE MEDIOS DE LA PROVINCIA DE SANTA FE
Santa Fe, Dom, 16 de dic de 2018
RECIBIR NEWSLETTER

Deportes 06.12.2018

Las chicas del handball comenzaron con todo un nuevo ciclo: irán al Mundial de Japón

El seleccionado femenino consiguió la clasificación en Brasil y cuatro jugadoras charlaron con Clarín sobre el objetivo logrado y sobre los planes a futuro.

Fuente: Clarín

A dos meses y medio de la llegada de Eduardo Gallardo como entrenador y en pleno proceso de adaptación al nuevo cuerpo técnico, el seleccionado femenino de handball viajó a Maceió para buscar el primer gran objetivo del nuevo ciclo: el boleto al Mundial de Japón 2019. Y en el Torneo de América del Sur y Centro que se disputó en esa ciudad brasileña, las chicas de La Garra le hicieron honor a su apodo.

Con tres sólidas victorias ante Paraguay, Uruguay y Chile, aseguraron la clasificación. Y aunque este martes perdieron la final por 24-19 con el local, el gran rendimiento que mostraron en el certamen dejó en claro que el equipo va por buen camino.

"La llegada de Dady fue un cambio muy grande. Cada entrenador tiene su manera de trabajar y siempre lleva un tiempo acostumbrarse. Por eso estamos muy contentas con los resultados que conseguimos", analizó Luciana Mendoza en charla telefónica con Clarín.

Las integrantes de La Garra se clasificaron al Mundial en Brasil. (Confederación Brasileña de Handball)

Las integrantes de La Garra se clasificaron al Mundial en Brasil. (Confederación Brasileña de Handball)

"Vinimos convencidas que teníamos que lograr la clasificación, pero sabiendo que nada estaba asegurado y que había que jugarlo. Y todo salió muy bien. Y es importante también que a lo largo de los partidos vimos una evolución", agregó una de las más experimentadas del plantel, que en la goleada ante Chile alcanzó los 500 tantos con la camiseta argentina.

Victoria Crivelli, otra de las históricas, amplió la idea. "Para Argentina, era un obligación ganar estos partidos. No nos podíamos quedar afuera del Mundial. Pero teniendo en cuenta que estamos empezando un proceso nuevo, sumando chicas jóvenes, con un cambio de cuerpo técnico y de línea de juego, haber logrado el objetivo tiene un valor enorme y nos genera muchísima confianza", aseguró la central de Ferro.

"Estábamos convencidas de todo lo que estábamos haciendo. Y acá se vio uno de los cambios que nos produjo Gallardo: la actitud. Notamos que estamos más convencidas y nos tenemos más fe", contó Malena Cavo, que con 19 años disfruta su debut con la camiseta argentina.

"Las más grandes estamos acoplándonos a la llegada de estas jugadoras que tienen un nivel impresionante. Eso está muy bueno. Ver cómo están entrenando y jugando las más chicas nos emociona y nos contagia. Nos da más ganas de seguir trabajando. Podemos tomar todo que traen ellas y nuestra experiencia y seguir mejorando, individualmente y como equipo", reflexionó Antonela Mena, que vivió un torneo muy especial.

Es que la pivote de CID Moreno volvió a ponerse la camiseta argentina después de una larga recuperación, tras la grave lesión en los ligamentos de su rodilla izquierda -rotura del cruzado anterior y del interno y distensión del cruzado posterior- que sufrió en el Panamericano de 2017 y que la dejó afuera del Mundial de Alemania de ese mismo año. 

Las integrantes de La Garra se clasificaron al Mundial en Brasil. (Confederación Brasileña de Handball)

Las integrantes de La Garra se clasificaron al Mundial en Brasil. (Confederación Brasileña de Handball)

"Es una locura estar viviendo esto. Hay muchas jugadoras a las que admiro mucho desde que soy muy chica y estar ahora en la cancha con ellas es algo único", comentó la lateral derecho de Dorrego, una de las caras nuevas en un equipo con un lindo mix generacional.

"Esto es una revancha para mí. Tenía pocas chances de volver a jugar, así que estoy agradecida y muy contenta de estar viviendo de nuevo todo eso", contó quien es una de las seis jugadoras del equipo que juega en clubes de Argentina. Las otras diez se desempeñan en España y Francia.

Esa mezcla entre jugadores locales y "extranjeros" le dio buen resultado a Gallardo durante sus ciclos en el seleccionado masculino. Y según las jugadoras de La Garra, puede ser algo positivo. 

"El desafío es lograr un equipo con lo mejor de Argentina y lo mejor de afuera. Yo soy una de las que eligió quedarse acá, por lo que sé que podés estar en el seleccionado jugando en el país. Pero también es cierto que las chicas que compiten en Europa traen otro roce cuando vienen y nos levantan el nivel por la forma de entrenarse y la forma de competir. Y eso está bueno. Porque además nos empuja a nosotras a tratar de estar a su altura para pelear después por un lugar en la lista", comentó Crivelli. 

Con el boleto mundialista en el bolsillo, el seleccionado ya puede empezar a pensar en un 2019 cargado de compromisos. Primero los Juegos Panamericanos de Lima, que clasificarán al campeón a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Y a fin de año el Mundial de Japón, que también entregará un boleto a los Juegos Olímpicos. Y a la hora de analizar objetivos, hay consenso general entre las argentinas. 

"Queremos mejorar nuestra calidad de juego y crecer tanto adentro como afuera de la cancha. Trabajando como lo venimos haciendo, vamos a evolucionar como jugadoras y a ir cumpliendo las metas que nos pongamos", afirmó Mendoza.

"Clasificarnos a Tokio es un objetivo difícil, pero se puede lograr. Y en el Mundial de Japón queremos pasar de ronda, algo que no logramos nunca. Todo va a depender de nosotras, del trabajo que hagamos de acá en adelante y de lo mucho que podamos evolucionar", aseguró Crivelli.

Y Mena cerró con la ilusión bien alta: "Ojalá en los próximos meses podamos hacer giras y seguir trabajando para potenciar este crecimiento. Le veo mucho futuro a este seleccionado".

Gallardo: “No confiaban en sí mismas, pero ya mostraron un crecimiento”

Cuando Eduardo Gallardo asumió a mediados de agosto como entrenador del seleccionado femenino de handball, sabía que tenía por delante un desafío importante. Y Dady y su cuerpo técnico, integrado por Hernán Siso como asistente y Priscila Álvarez como preparadora física, ya disfrutaron de una primera alegría: la clasificación mundialista. Aunque para el experimentado técnico, tan importante como haber cumplido ese objetivo es la evolución que pudo ver en el equipo en tan poco tiempo desde que asumió.

“Lo que me llamó la atención cuando empezamos a trabajar con las chicas era la desconfianza que tenían en ellas mismas. Por eso lo mental fue uno de los aspectos en los que más nos enfocamos durante estos meses. También en lo físico, donde había una falencia importante. Y después estuvimos trabajando la parte táctica colectiva. Estamos muy contentos porque ellas se han predispuesto muy bien y tienen mucha disciplina para trabajar y entrenarse. Por eso conseguimos lo que queríamos”, comentó Gallardo.

"El objetivo más grande es que este Seleccionado se haga respetar en el mundo", le dijo Gallardo a Clarín. (Reuters)

“Sin duda en lo mental ya se nota un crecimiento. Por ejemplo, ante Paraguay, que era el rival más importante pensando en la clasificación, se dio un partido similar al del Mundial pasado. Las argentinas iban arriba por unos cuantos goles y las paraguayas se lo dieron vuelta. Pero en aquella ocasión, las chicas no lo pudieron revertir (fue derrota por 28-25 en la lucha por los últimos lugares de la tabla) y en este torneo sí. Y terminamos ganando bien. Y en lo físico están más fuertes y más rápidas”, analizó.

Dady fue un histórico entrenador del seleccionado masculino, al que llevó a disputar por primera vez unos Juegos Olímpicos en Londres 2012 -repitió luego en Río 2016- y a dar un salto de calidad. Hoy está viviendo su primera experiencia ante un equipo femenino, aunque para él no hay grandes diferencias entre trabajar con chicas o chicos.

“La manera de encarar los entrenamientos es igual. Es distinto el tema del vestuario, pero tenemos una profe que se encarga de ese tema. Pero el respeto es fundamental a la hora de trabajar tanto con varones como con mujeres”, aseguró.

Más allá de la alegría por haber asegurado un lugar en el Mundial de Japón, que se jugará entre el 30 de noviembre y el 15 de diciembre de 2019, Gallardo piensa a largo plazo.

“Estos son ciclos largos y el objetivo más grande es que este seleccionado se haga respetar en el mundo. Creemos que es importante la clasificación a Tokio y para eso hay que ganarle a Brasil, que hoy está por arriba de Argentina. Pero trabajando como lo hicimos durante estos meses, se puede lograr. En cuanto al Mundial, queremos pasar de ronda por primera vez. Son todos objetivos para el futuro”, afirmó.

¿Cuál es el mejor regalo para esta Navidad?