RESUMEN DE MEDIOS DE LA PROVINCIA DE SANTA FE
Santa Fe, Lun, 20 de nov de 2017
RECIBIR NEWSLETTER

Policiales 13.11.2017

LO CURIOSO

Antecedentes llamativos de uno de los policías detenido en Bº Barranquitas

Se trata de Adrián Celer, alias "Piqui", el cual permanece detenido con prisión preventiva desde el viernes pasado, acusado con tres camaradas de entrar a robar una casa. Dos sucesos entre balas y un camión con más de una tonelada de marihuna que lo marcaron en 2014.

Fuente: UNO SANTA FE

Dos datos curiosos le hacen sombra a uno de los agentes detenidos el pasado lunes en la vivienda de Iturraspe y el terraplén Irigoyen del barrio Barranquitas. Se trata de Adrián Celer (41), alias "Piqui", un agente perteneciente al Comando Radioeléctrico de la Unidad Regional I y sobre quien cayó el peso de la ley -junto con otros tres efectivos- el pasado viernes luego de que el juez penal, Sergio Carraro, ordenara la prisión preventiva por haber quedado imputado en la causa que investiga delitos contra la administración pública.

 

 

"Piqui", como lo conocen en la fuerza y en su mismo entorno, tiene dos antecedentes particulares que lo tuvieron involucrado sendas causas: en una como víctima y en la otra como un supuesto acusado.

 

 

Las dos tuvieron lugar en 2014. Una cuando fue baleado en la esquina de la avenida Richieri y 4 de Enero en la zona sur de Santo Tomé. En ese entonces, Celer se encontraba en dicha esquina cuando dos sujetos pasaron en motocicleta y uno de ellos, sacó un arma de fuego.

Los disparos resonaron en la transitada zona santotomesina y causaron que el agente policial sea impactado en su brazo izquierdo y otro en su pierna derecha. Los delincuentes se marcharon del lugar inmediatamente, mientras que el efectivo terminó desplomado en el suelo. Minutos después terminó siendo trasladado al hospital José María Cullen donde ingresó en estado delicado. Al tiempo, se recuperó y volvió a la fuerza.

 

 

Con el paso del tiempo, Celer volvería a ser noticia. Un diputado provincial lo puso bajo la lupa por su posible participación en el secuestro de drogas más grande que tuvo la historia narco santafesina: el hallazgo de 1.662 kilos de marihuana en un camión ubicado en un basural de Arroyo Leyes.

 

 

Aquella acusación estuvo a cargo del exdiputado provincial, Héctor Acuña, quien en un reportaje al diario Rosario12 se refirió a un pedido de interpelación que realizó la Comisión de Seguridad de la cámara baja provincial hacia el ministro de Seguridad de ese entonces, Raúl Lamberto.

En ese reportaje Acuña sostuvo que quería saber si Celer tuvo participación en el hecho. "Queremos saber si hubo llamados al 911 de los vecinos de arroyo Leyes, sin están grabados, si nos pueden dar las comunicaciones que tuvieron los primeros agentes que llegaron al lugar, si es cierto que al camión lo manejaba un agente de la policía de Santa Fe. Y cuál es la razón por la cuál se pasa a disponibilidad a los policías Martín Díaz y Alejandro Agüero, y si es verdad que este último era el chófer del camión. Y también queremos saber si tuvo participación el policía Adrián Celer, conocido como Piqui, a quien lo habrían visto en la zona en una camioneta. Queremos saber bien qué es lo que vieron los vecinos y qué fue lo sospechoso que detonaron los llamados", dijo en esa entrevista.

Los dichos ventilados a la opinión pública motivaron a que el propio Adrián Celer se presente, junto con su abogado particular, Romeo Díaz Duarte, en el Juzgado Federal Nº 1 de Santa Fe a cargo de Reinaldo Rodriguez para ponerse a disposición.

Celer nunca fue indagado en aquella causa ni tampoco vinculado. De todas maneras, las sospechas de su participación fueron nuevamente expuestas este año en el juicio por el hallazgo del camión donde fueron juzgados diez policías y dos civiles.

Quien volvió a nombrarlo fue el abogado defensor de uno de los imputados en la causa del camión de Arroyo Leyes, Jorge Pedraza, el cual en su alegato de clausura pronunció el nombre del agente hoy en prisión preventiva y reflotó nuevamente el reportaje de Acuña. En sus dichos, el letrado santafesino referenció a que la investigación nunca profundizó quienes habían sido los dos hombres que estuvieron en la casa de un testigo clave del caso en la tarde del 1º de noviembre del 2014.

De igual forma, los jueces camaristas del Tribunal Oral Federal que estuvieron al frente de ese juicio -María Ivón Vella, José María Escobar Cello y Luciano Lauría- no ordenaron que se investigue su participación en el fallo de sentencia que condenó a los 12 imputados.

 

 

 

Las facturas de gas aumentarán 45% para usuarios residenciales y 58% para comercios