RESUMEN DE MEDIOS DE LA PROVINCIA DE SANTA FE
Santa Fe, Lun, 26 de jun de 2017
RECIBIR NEWSLETTER

Salud 19.05.2017

Hipertensión arterial: todo sobre la enfermedad

Distintos especialistas explicaron a Infobae el peligro que oculta esta enfermedad silenciosa y progresiva que afecta a más de 15 millones de argentinos.

Fuente: Infobae

Hay un consenso y preocupación en la sociedad médica argentina, que va más allá del debate por el consumo en mayor o menor medida de la sal. Y apunta al preocupante aumento que se registra cada año de la Hipertensión Arterial (HTA) en la Argentina.

Hoy, en el Día Mundial de la Hipertersión Arterial y según indican los resultados del último estudio RENATA II (Registro Nacional de Hipertensión Arterial), la prevalencia en el país es de 36,7% de la población. Esto equivale a decir que uno de cada tres argentinos es hipertenso.

Además, dentro de ese porcentaje, el 38,8% desconoce su situación de salud y de los que si lo saben, solo el 24, 2% están controlados por un especialista. La prevalencia de HTA aumenta con la edad, llegando a cerca de 70% entre los mayores de 65 años.

¿Y por qué esto es preocupante?

"Es indispensable la toma de conciencia acerca de esta enfermedad de gran impacto en la población, que como factor de riesgo cardiovascular presenta una importante incidencia ya que aumenta la probabilidad de desarrollar desde un infarto agudo de miocardio, accidente cerebrovascular, insuficiencia cardíaca, hasta la muerte súbita", explicó a Infobae el doctor Ricardo Rey, médico cardiólogo y vicepresidente de la Fundación Cardiológica Argentina (FCA).

"La hipertensión arterial es una enfermedad de la pared de las arterias que se caracteriza por cambios estructurales que las llevan a endurecerse y disminuir su luz. En el país, este mal duplica el riesgo de padecer infarto de miocardio en los hombres y lo triplica en las mujeres, según lo han demostrado estudios epidemiológicos como el FRICAS (Factores de Riesgo Coronario en América del Sur)", añadió Rey.

Ramiro Sánchez, jefe del Servicio de Hipertensión, Diabetes y Lípidos del Hospital Favaloro precisó que "es muy importante aumentar las tasas de control de la hipertensión arterial en Argentina y Latinoamérica porque su reducción disminuye significativamente la incidencia de un accidente cerebrovascular (ACV) en un 36%, insuficiencia cardiaca (IC) en un 38%, eventos coronarios en un 20%, mortalidad cardiovascular en un 16% y la mortalidad por cualquier causa en un 10%".

Y agregó: "Los hábitos saludables, como una buena alimentación, la realización de actividad física, mantener un peso saludable y el control médico adecuado, no sólo evitan complicaciones a largo plazo, sino que ayudan a prevenirla".

El doctor Rafael Díaz, director de Cardiología del Instituto Cardiovascular de Rosario (ICR), apuntó a sumar controles para evitar la hipertensión arterial en la sociedad más allá de apuntar los cañones a la sal. "Cuando el consumo de sal es excesivo -por encima de 6 o 7 gramos por día- aumentan los eventos vasculares. Pero según un amplio estudio que abarca a más de 7500 personas en la Argentina, cuando el consumo de sal es extremadamente bajo se da una asociación inversa en donde los eventos vasculares aumentan. Se los ve en la población que tiene hipertensión arterial de base".

 Los hábitos saludables, como una buena alimentación, la realización de actividad física, mantener un peso saludable y el control médico adecuado, no sólo evitan complicaciones a largo plazo, sino que ayudan a prevenirla
Díaz remarcó que consumir mucha sal no es bueno: "En la Argentina se consume un 30% de sal discrecional (lo que la gente le agrega a los platos, número que sí se puede reducir hacia un consumo moderado".

Se estima que la hipertensión afecta al 35% de la población latinoamericana, siendo aún más preocupante el panorama si se tiene que en cuenta que su prevalencia aumenta con la edad. Y está comprobado que cuando se diagnostica, tiene un control deficiente, ya que solo el 25 – 30% de los pacientes hipertensos lo hace, y se calcula que la adhesión al tratamiento es del 20 – 30%. En este sentido, los expertos alertan que debemos estar atentos a su desarrollo, dado que es una enfermedad letal, silenciosa e invisible, que rara vez provoca síntomas.

Los últimos estudios de Hipertensión Arterial

Según datos de la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (año 2013), el 93% de la población adulta se controló la presión arterial al menos una vez en los últimos dos años, y de ellos el 34% presentó hipertensión. Es muy importante destacar entonces que 1 de cada 3 adultos es hipertenso.

Su prevalencia se ha incrementado debido al aumento de la población, a su mayor expectativa de vida y a factores de riesgo relacionados con el comportamiento, como dieta insana, uso excesivo de alcohol, sedentarismo, sobrepeso y estrés. De todos modos, el correcto control de los valores de la presión arterial se refleja en una menor incidencia y prevalencia de las enfermedades que genera.

Además, según los resultados del estudio Renata II que se presentaron en el 42° Congreso Argentino de Cardiología, menos del 25% de los pacientes tratados tienen la presión controlada.

"En Argentina, de acuerdo al Registro Nacional de Hipertensión Arterial (Renata II), alrededor del 36% de los adultos tienen hipertensión arterial y sólo la mitad sabe que la padece. De los que saben que son hipertensos, sólo el 48% esta tratado y de los tratados sólo el 24,3% está bien controlado", comentó a Infobae el doctor Alberto Villamil, jefe de Hipertensión Arterial del Instituto Cardiovascular de Buenos Aires (ICBA).

"La prevalencia de esta enfermedad es significativamente mayor en hombres y la misma tendencia se da en los hipertensos no diagnosticados, en este caso más del 47% son hombres y fundamentalmente jóvenes" destacó el especialista, que remarcó que es "fundamental el tratamiento y seguimiento personalizado del paciente para lograr controlar la presión. En los últimos 30 años de la mano de nuevas metodologías de estudios y medicamentos esto es posible. En nuestro caso, cerca del 50% de los pacientes consiguen controlar su presión", completó Villamil.

La población que aún no controla su presión arterial está constituida por tres grupos principales: los que desconocen que padecen hipertensión arterial, los saben que la padecen pero no reciben tratamiento y los que a pesar de recibir tratamiento antihipertensivo no logran controlar su presión arterial. "Existe aún un grupo grande de pacientes que no saben que tienen hipertensión arterial a quienes debemos llegar. También hay una porción de pacientes que sabe de su enfermedad pero no se trata", relató Villamil.

"La hipertensión arterial es una enfermedad que se da en aquellas personas que tienen los valores presión arterial por encima de 140 – 90 mm Hg, o 14 – 9, de manera sostenida en el tiempo", afirmó la doctora Judith Zilberman, médica cardióloga, especialista en hipertensión arterial del ICBA y Presidenta de la Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial (SAHA).

"El incremento de las cifras de presión arterial es algo que sucede habitualmente frente a diversas situaciones fisiológicas como hacer ejercicio (andar en bicicleta, correr) o ante algún dolor o esfuerzo. Cuando hacemos actividad física, por ejemplo, la presión sube pero rápidamente baja. Esto sucede porque el organismo tiene mecanismos regulatorios que hacen que los valores vuelvan a los parámetros normales. Cuando estos mecanismos no responden y la presión se mantiene alta, ahí es cuando el profesional médico debe estudiar detenidamente las causas para diagnosticar la enfermedad e indicar un tratamiento adecuado según las necesidades de cada paciente", indicó Zilberman.

Si bien las causas que provocan la hipertensión arterial son varias, la carga genética es un factor muy importante. Por eso, las personas con uno o ambos padres hipertensos, o con abuelos que desarrollaron la enfermedad, deben controlarse frecuentemente la presión arterial. Si bien, cuando su causa es genética no puede prevenirse, puede demorarse: "No es lo mismo que la enfermedad se presente a los 30 que a los 60 años, es importante retrasar la aparición de la enfermedad", precisó la especialista.

En todos los pacientes los hábitos de vida saludable ayudan a controlar la presión y los factores de riesgo cardiovascular. En tal sentido es recomendable llevar una dieta hiposódica, estimular la actividad física, evitar cuanto sea posible el sedentarismo, obesidad, el tabaquismo y reducir la ingesta de alcohol.

De acuerdo al Estudio Nacional Sobre Adherencia al Tratamiento (ENSAT) realizado en la argentina casi el 50% de los pacientes abandonaron el tratamiento durante el primer año. "Es fundamental desde la comunidad médica promover el tratamiento personalizado y estar atentos a los factores por los cuales los pacientes no adhieren al tratamiento indicado por su médico". añadió.

Al respecto la especialista remarcó que existen varios motivos por los cuales los pacientes no adhieren al tratamiento y dejan la medicación: "Las causas de la baja adherencia a los antihipertensivos son múltiples inherentes a la enfermedad que es crónica y asintomática, a los tratamientos que pueden dar efectos no deseados o adversos, regímenes complejos de tratamiento como el uso de varios comprimidos, o características de la personalidad de cada paciente entre otros".

Mes de concentización

La SAHA lanzó una campaña pública designando al mes de mayo como el Mes de la Medición de la Presión Arterial, en consonancia con la International Society of Hypertension (ISH) y la World Hypertension League (WHL).

Se trata de una campaña activa en la que participaran 60 miembros de la SAHA que medirán la presión arterial en más de 60 hospitales, clínicas y centros de salud en forma gratuita a entre 20 y 30 mil personas en todo el país. Ademas, se realizara una campaña masiva, que incluirá difusión en medios audiovisuales (radio y TV), las redes sociales e Internet bajo el hashtag #conoceycontrolatupresionarterial.

La iniciativa de la SAHA incluye "Seteá tu alarma", una sencilla aplicación online que le facilita a cada persona el control de su presión y las consultas al médico.

"Es muy difícil hacer prevención de la Hipertensión si no se lleva un control regular en cada consulta al médico, sin importar que especialidad sea. Y se debe tomar en condiciones idóneas, en un consultorio o en una farmacia, no en la puerta de un supermercado o en una parada de colectivos", indicó la doctora Maia Akopian, jefa del Programa de Hipertensión Arterial del Hospital de Clínicas de la ciudad de Buenos Aires.

El control de la HTA reduce la incidencia de accidente cerebrovascular, infarto de miocardio e insuficiencia cardíaca en un 40%, 25% y 50%, respectivamente.

Las recomendaciones de la Organización Mundial de Salud para el consumo diario de sal es de 5 g diarios (2 g de Na). En la Argentina el consumo de sal en la población general es muy alto. Se considera que el promedio de su ingesta diaria es de 11,2 g, que es el doble de lo recomendado por la OMS. El 70% de la sal consumida proviene de los alimentos procesados, por lo cual debe reducirse en su elaboración industrial.

Según el Ministerio de Salud de la Nación, la disminución de 3 gramos de la ingesta diaria de sal por persona evitaría en nuestro país cerca de 6000 muertes por enfermedades cardiovasculares y ataques cerebrales, y aproximadamente 60.000 eventos cada año.

Para la doctora María Alejandra Rodríguez Zía, médica de Endocrinología, el verdadero enemigo de la hipertensión son los hidratos de carbono. "La hipertensión sigue creciendo a pesar de los tratamientos, pero lo paradójico es que no es la sal la responsable inicial de este problema, aunque así lo hagan creer. En el momento cero de la hipertensión el verdadero enemigo son los hidratos de carbono: las harinas, el azúcar, las pastas, facturas, panes y gaseosas generan un proceso de alteración de muchos receptores de las membranas de las células que son proteínas, y estos receptores dejan de funcionar", explicó la especialista.

 La hipertensión sigue creciendo a pesar de los tratamientos, pero lo paradójico es que no es la sal la responsable inicial de este problema
Y agregó: "Entre esto se encuentra el receptor de la insulina y el del factor atrial natriuretico. La insulina sube de manera patológica y a esto se lo llama insulinoresistencia. ¿Que tiene que ver esto con la hipertensión? La insulina aumentada va al riñón y se reabsorbe todo el sodio que este normalmente sabe excretar. Asimismo, los hidratos que aumentan la glucosa en sangre oxidada también alteran los receptores que hay en las membranas de nuestras células".

La experta afirmó que "cuando los receptores del factor natriuretico están enfermos no funcionan, en consecuencia uno no va a orinar el sodio y va tener la segunda causa de hipertensión dentro de la circulación, lo cual aumenta la presión".

"Cuando dejemos los productos que nos da la industria y volvamos a comer lo que la naturaleza nos entrega, como pescado, semillas, huevos frutas y verduras, la insulina se normalizara, no tendremos diabetes y el factor natriuretico regresara a sus funciones normales, y de esta manera pondremos fin a la hipertensión", concluyó Rodríguez Zía.

 

La oposición venezolana realizó una nueva marcha contra Maduro