RESUMEN DE MEDIOS DE LA PROVINCIA DE SANTA FE
Santa Fe, Lun, 22 de abr de 2019
16ºC / 61%
RECIBIR NEWSLETTER

Deportes 24.01.2016

"LAS METAS SIEMPRE SON GANAR LOS CLÁSICOS Y PELEAR ARRIBA", ASEGURÓ MAXI RODRÍGUEZ

Con tres mundiales encima, un gran recorrido europeo y con el sueño cumplido de haber dado la vuelta olímpica, hoy tiene la sabiduría para portar el brazalete de capitán de Newell's.

Por: Agenciafe/La Capital /

 Maximiliano Rodríguez está en una etapa de plena madurez anímica y futbolística. Con tres mundiales encima, un gran recorrido europeo y con el sueño cumplido de haber vuelto al club del Parque para dar la vuelta olímpica, hoy tiene la sabiduría necesaria para portar el brazalete de capitán y ser el máximo referente del plantel rojinegro. A dos semanas del debut oficial en el torneo charló a solas con Ovación y dejó bien claro que jamás se conforma y siempre va por más. Un Maxi auténtico, reflexivo, exigente y comprometido con la causa, desmenuzó la realidad leprosa y confió que vive "feliz” en Newell’s, en su casa”.

   —En los últimos tiempos fueron campeones y jugaron copas internacionales. ¿Se puede decir que ganar el clásico es la espina que tiene este grupo de jugadores? ¿Es la alegría que le quieren regalar a la gente?

   —Creo que el campeonato ya pasó y hay que olvidarse de eso. Siempre hay que superarse. Lo único que nos queda un poco pendiente es el tema de los clásicos, que no se pudieron ganar. Pero también hay que tratar de ganar el resto de los partidos y aspirar a pelear algo. Creo que las metas tienen que ser esas siempre: ganar los clásicos y pelear arriba. No por ganar uno o dos clásicos te vas a relajar o si saliste campeón no vas a querer volver a dar otra vuelta olímpica. Uno tiene que acostumbrarse a ser ganador y eso es lo que hay que hacer.

   —¿Cómo te trata la pretemporada que está terminando?

   —La verdad que muy bien. Es la parte más dura del año, donde se trabaja sobre todo la parte física y por ahí es la que menos le gusta al jugador, que siempre quiere tocar la pelota. Pero es la base de casi todo el año y estamos trabajando muy bien.

   —¿Creés que vas a llegar en óptimas condiciones al inicio del torneo?

   —Sí. La idea es llegar a la primera fecha siempre en las mejores condiciones. Los primeros partidos son los que más cuestan porque venís de toda la pretemporada, pero hay que adaptarse rápido porque tenemos un calendario bastante apretado.

   —Vinieron algunos jugadores con experiencia internacional, ¿te entusiasma que se arme un buen grupo y un equipo competitivo?

   —Ojalá se pueda armar un equipo competitivo. Eso es lo que uno siempre quiere. Ahora el equipo se está formando, nos estamos conociendo, llevamos sólo tres amistosos y todavía queda tiempo de trabajo. La idea es hacer un gran grupo y sobre todo que sea competitivo.

   —¿El objetivo es poder mejorar la cosecha de puntos del último torneo?

   —Hay que mejorar en todo sentido. No fue bueno lo que hicimos y hay que reconocerlo. Hay que ir partido a partido y no volverse locos. Esa es la meta que nos tenemos que proponer.

   —Justamente el arranque que tienen no es sencillo. Van a San Juan y Arroyito, luego reciben a Racing y visitan a Boca. ¿Estos son los partidos que más motivan al jugador?

   —Sí. Creo que a todo el mundo le gusta jugar los partidos más importantes. En algún momento te tenés que enfrentar con todos los rivales, sea al principio o al final. Nos tocó un arranque duro, pero que a la vez puede ser muy bueno porque si empezamos a sacar resultados positivos desde el inicio podemos tener un empujón anímico muy interesante. Hay que apuntar todo a las primeras cuatro fechas.

   —¿Qué fue lo más lindo que te pasó desde que volviste a Newell’s?

   —Cuando decidí volver siempre soñé con dar la vuelta olímpica y se dio todo muy rápido. La verdad es que si lo tenía que soñar no era a corto plazo. El primer torneo fue bueno, pero en el segundo dimos la vuelta olímpica. Fue todo muy rápido y también raro, ya que pasamos de pelear el descenso a salir campeones y eso no es normal.

   —Cuando vos llegaste estaban muy complicados con el tema del promedio.

   —Estábamos últimos con Independiente. Arrancamos atrás en la tabla y ellos se terminan yendo al descenso y nosotros salimos campeones. Teníamos más para perder que para ganar.

   —¿Qué fue lo que menos te gustó desde tu regreso?

   —Cuando se meten con las cosas familiares o personales. Se dijeron muchas cosas a veces para dañar a la familia o el apellido. Son cosas que no entiendo ni acepto. Me pueden criticar futbolísticamente, pero cuando pasan esa barrera me empieza a molestar. Hay algunas cosas que salen del club, que buscan otros beneficios y se termina ensuciando a algunos apellidos.   

     —Empezaste en las canchitas de Malvinas, ¿qué significa hoy llevar el brazalete de capitán del equipo de primera?

   —Es un orgullo. Es muy lindo. Es hermoso pensar que empecé en Malvinas y hoy soy el capitán del equipo. Tengo presente todos los recuerdos de esa etapa.

   —En el fútbol en general no es muy respetada la palabra. Vos volviste en plenitud y dijiste que te ibas a retirar en Newell’s, algo que estás cumpliendo. Esto debe dejarte muy tranquilo...

   —Yo me quedo tranquilo por ese lado. Hay veces que se dice una cosa y se hace otra. Pero yo estoy tranquilo con lo que hago y con lo que digo. Quiero respetar la decisión que tomé. Creo que la gente te respeta no por el apellido, sino por la manera como uno actúa.

   —¿Extrañás a la selección nacional después de haber jugado tres mundiales?

   —La extraño ahora que sigo jugando y cuando me retire me pasará lo mismo. A veces se me cruza por la cabeza que algún día voy a dejar de jugar porque esto no dura para siempre. Creo que voy a extrañar mucho el vestuario de la selección y el de Newell’s. Se me hace difícil pensar hoy por hoy que no voy a estar más con una pelota al lado. Eso es lo más duro para un jugador. Yo todavía sigo disfrutando mucho de lo que es el entrenamiento, el vestuario y los partidos.

   —Lo conocés mucho a Lionel Messi, ¿hablaron sobre si algún día podrá ponerse la camiseta de Newell’s?

   —Sí se habla y en el vestuario de la selección salen charlas del fútbol argentino. Nosotros hablábamos mucho de Newell’s. Creo que él sólo sabe lo que hará. Creo que faltan muchos años y la respuesta la tiene él. Nosotros siempre vamos a estar con la ilusión de que venga y se ponga esta camiseta. Ojalá pueda cumplirle el sueño a muchos leprosos.

   —¿Cómo te llevás con Lucas Bernardi, ya que fueron compañeros y ahora él es técnico y vos jugador?

   —Hoy es el que decide y hay que respetar sus determinaciones. Uno puede estar de acuerdo o no, como lo dije cuando me tocó salir del equipo. Ahí dije que no estaba de acuerdo con esa decisión porque siempre me siento titular, pero él toma la determinación y nosotros estamos para aceptarla. Estamos bien. Lo único que hay que buscar es el bien del club y que el equipo todos los fines de semana se quede con los tres puntos, que es lo más importante. Después los apellidos van a seguir pasando, van a quedar en la historia, pero lo importante es que el domingo el equipo salga a la cancha y demuestre carácter y buen juego.

   —¿Estás feliz en Newell’s?

   —Estoy en mi casa y el día que no esté cómodo o no me sienta a gusto en mi casa me tendré que ir. Tengo el cariño de la gente, de mis compañeros y lo puedo decir contento.

En su bendición de Pascua, Francisco pide "medidas concretas" para resolver la crisis en Venezuela