RESUMEN DE MEDIOS DE LA PROVINCIA DE SANTA FE
Santa Fe, Sáb, 19 de oct de 2019
12ºC / 74%
RECIBIR NEWSLETTER

Deportes 09.10.2019

Los Pumas regalaron una día inolvidable a los chicos de una escuela de Kumagaya

A un día de su último partido en el torneo, 16 jugadores visitaron el Kumagaya Shiritsu Sakuragi.

Fuente: Clarín

Por los rígidos protocolos impuestos por World Rugby en cada Mundial, todos los seleccionados tienen la obligación de participar de diferentes actividades para promocionar el deporte. Los llaman “legado”. Y Japón no fue la excepción por supuesto, porque además se trata de un país en el que el rugby está lejos de ser su deporte más popular. Por eso, como había ocurrido en Osaka, Los Pumas visitaron otra vez una escuela y para ese grupo de chicos del colegio Kumagaya Shiritsu Sakuragi terminó siendo un día inolvidable.

Junto a los alumnos de entre 6 y 11 años el capitán Pablo Matera, Emiliano Boffelli, Santiago Carreras, Jerónimo de la Fuente, Matías Alemanno, Rodrigo Bruni, Santiago Socino, Enrique Pieretto, Mayco Vivas, Juan Figallo, Tomás Cubelli, Ramiro Moyano, Javier Ortega Desio, Lucas Mensa, Juan Manuel Leguizamón y Matías Orlando pasaron una hora de distensión en el marco de la tristeza que sigue -y seguirá por un buen tiempo- por la eliminación de Japón 2019.

Antes de su último partido en el Mundial de Japón, Los Pumas visitaron el colegio Kumagaya Shiritsu Sakuragi. (Foto: Germán García Adrasti / Enviado especial)

Antes de su último partido en el Mundial de Japón, Los Pumas visitaron el colegio Kumagaya Shiritsu Sakuragi. (Foto: Germán García Adrasti / Enviado especial)

Unos 300 chicos los recibieron cantando el Himno argentino y luego hubo un baile conducido por seis mujeres vestidas con kimonos tradicionales y luciendo abanicos con la bandera japonesa. Después los 16 Pumas jugaron con ellos y con pelotas que habían traído y que también proporcionó el colegio. Y tres chicos les hicieron tres preguntas: “¿cuál es el secreto del éxito en un equipo de rugby?”, “¿qué es lo mejor que se llevan de Japón?” y... “¿por qué tienen los jugadores tienen físicos tan grandes?” Un detalle: todos los visitantes debieron descalzarse para no arruinar el parquet de un gimnasio enorme con cuatro aros de basquetbol. Algunos lo “pisaron” con medias; otros prefirieron ponerse unas pantuflas azules que un grupo de empleados del establecimiento repartieron.

Antes de su último partido en el Mundial de Japón, Los Pumas visitaron el colegio Kumagaya Shiritsu Sakuragi. (Foto: Germán García Adrasti / Enviado especial)

Antes de su último partido en el Mundial de Japón, Los Pumas visitaron el colegio Kumagaya Shiritsu Sakuragi. (Foto: Germán García Adrasti / Enviado especial)

Tras unas palabras de agradecimiento del salteño Figallo, el grupo se llevó de regalo una bandera celeste y blanca hecha con las famosas grullas de papel que son un símbolo de la amistad en Japón y Los Pumas dejaron una camiseta firmada por todo el plantel.

Por un momento, al menos por una hora, parte de ese grupo pudo distraerse y olvidar un dolor bien profundo que tardará bastante en cicatrizar.

RELACIONADAS
Masivas protestas en Santiago de Chile por el aumento del subte