RESUMEN DE MEDIOS DE LA PROVINCIA DE SANTA FE
Santa Fe, Jue, 25 de abr de 2019
19ºC / 94%
RECIBIR NEWSLETTER

Policiales 12.02.2019

LA PLATA

Femicidio: confirman que la odontóloga murió envenenada

Según los especialistas, el veneno es muy fuerte y causa la muerte de Gissella Solís Calle inmediato.

Fuente: La Nación

Nuevos datos de la autopsia confirmaron que la odontóloga Gissella Solís Calle murió por envenenamiento. Su pareja, C asimiro Abel Campos, cuya camioneta fue registrada por cámaras de seguridad en la zona donde se halló el cuerpo de la víctima, se suicidó tras saber que la policía lo estaba buscando.

Días después de la desaparición de la odontóloga, Campos se refugió en un hotel del centro de La Plata. Cuando los oficiales de la policía le fueron a tocar la puerta, se escuchó un disparo. El hombre se había suicidado. En ese mismo lugar, los investigadores hallaron un paquete con un insecticida.

Hoy se confirmó que fracciones de ese veneno también estaban en el estómago de Gissella. "De la muestra del líquido de la cavidad abdominal encontraron algunas fracciones que se corresponden con el principio activo metomilo", indicó la fiscal. Y advirtió que no se encontraron todos los elementos del veneno, porque "como todo insecticida está diseñado para desaparecer con el tiempo".

Según los especialistas, el veneno es muy fuerte y causa la muerte de inmediato. Es tóxica tanto su ingesta como su inhalación, pero como hallaron las fracciones en el estómago confirmaron que se trató de una ingesta.

El otro indicio clave de este nuevo informe, que llamó la atención de los investigadores, es la "escasa fauna cadavérica" hallada en el cuerpo de Gissella. "Con el tiempo que el cuerpo estuvo bajo tierra tendría que haber tenido mucho gusano. Pero los bichos cuando hay un cuerpo envenenado no se acercan", dijo Medina.

Aún resta una nuevo peritaje que se le está haciendo a algunos órganos de la odontóloga.

Ahora, la investigación seguirá su curso para saber si es que alguien ayudó a Casimiro Abel Campos a enterrar el cuerpo de Gissella o a envenenarla y, de ser así, buscarán en su círculo más íntimo.

El caso Gissella Solís Calle, odontóloga de 47 años, estuvo desaparecida durante 12 días. El último día que supieron de ella había discutido con su pareja, Casimiro Abel Campos, porque él tenía una doble vida: otra familia con hijos en Lobería.

Cinco días después de la desaparición, Campos se suicidó en un hotel de La Plata. Nunca hubo indicios de que ella se hubiera ido por su cuenta. Días después la encontraron enterrada en un descampado a las afueras de la ciudad.

Se abrió en Diputados el debate sobre la llamada ley de góndolas