RESUMEN DE MEDIOS DE LA PROVINCIA DE SANTA FE
Santa Fe, Sáb, 16 de feb de 2019
25ºC / 50%
RECIBIR NEWSLETTER

Policiales 18.01.2019

Sube a 21 la cifra de muertos por un coche bomba en Bogotá

La detonación se produjo en la Escuela de Cadetes de la Policía General Santander, en el sur de la ciudad. Hay además 68 heridos.

Fuente: abc.es

Bogotá, Colombia - Al menos 21 personas murieron este jueves tras la explosión generada por un coche bomba en las inmediaciones de la Escuela General Santander de policía de Bogotá, Colombia, que inició las clases hace pocos días. El suceso dejó además al menos 68 heridos.

El acto terrorista, detrás del que se sospecha que puede estar el ELN, tuvo lugar en torno a las 9.50 horas. Entre los fallecidos se encuentra el terrorista.

En una corta intervención tras el consejo extraordinario de seguridad que terminó a la 1:30 de la tarde hora local (7:30 pm hora Madrid), el presidente Iván Duque, quien se encontraba en el litoral Pacífico a la hora del suceso y regresó de inmediato a la capital, se pronunció sobre los hechos: «Colombia unida contra el terrorismo», así lo dijo el mandatario tras expresar sus condolencias y solidaridad con las víctimas, y pedir un minuto de silencio.

El llamado a la unidad contra el terrorismo, que el país siempre acoge decidido y dispuesto a dejar de lado todas las diferencias, lo hizo el mandatario antes de pedirle al fiscal general que compartiera la información preliminar que arrojan las investigaciones de las autoridades.

Los colombianos, que tienen una larga y triste historia de padecimiento de este tipo de ataques, seguían perplejos en horas de la tarde, pues como bien lo dijo el presidente Duque «este es un ataque en un centro académico donde había jóvenes y estudiantes desarmados, es un atentado no solo contra la juventud, contra la fuerza pública y la policía solamente, es contra toda la sociedad» y «no quedará impune» porque «los colombianos nunca nos hemos sometido al terrorismo, siempre lo hemos derrotado. Esta no será la excepción, no nos doblegarán».

Y en un llamado de unidad señaló que no se debe dar «ni un paso atrás contra quienes atacan miserablemente a la sociedad. Todos juntos, sin ningún distingo, debemos apoyar a la fuerza pública, para capturar y castigar con severidad, de la mano de la justicia, a los autores de esta barbarie», para lo cual ya dio todas ordenó el despliegue de todos los entes de investigación y seguridad del Estado. Solicitó, igualmente, la participación de la ciudadanía en la entrega de información que lleve a la captura de los responsables intelectuales de este ataque.

Todo apunta al ELN

Por su parte, el Fiscal General, Néstor Humberto Martínez, afirmó que la autoría material del crimen fue realizada por José Aldemar Rojas Rodríguez, quien ingresó a la Escuela a las 9:30 de la mañana en una Nissan Patrol gris, modelo 93, cuya última revisión técnico-mecánica se realizó en la ciudad de Arauca, ubicada al nororiente del país y que ha sido una de las regiones de presencia histórica del Ejército de Liberación Nacional ELN, grupo guerrillero de extrema izquierda y con casi 55 años de accionar violento en Colombia. Los expertos en explosivos calculan que el vehículo cargaba 80 kilos de pentolita.

Lo que sí se sabe de antemano es que un hecho de este calibre no se improvisa y requiere tanto recursos logísticos como económicos solamente posibles de obtener por parte de una organización criminal estructurada. Comprar explosivos en cantidad, armar un coche bomba, desplazarlo para que violente las barreras de seguridad de un centro policial y estrellarlo contra el edificio donde se alojan las cadetes no es cosa sencilla y demanda que el grupo criminal tenga capacidad de hacer presencia urbana a través de milicias o poder desplazar personas con entrenamiento suficiente y apoyo logístico para actuar en un entorno que no les es familiar.

Por eso, la principal línea de investigación apunta a la guerrilla del ELN, con la que el gobierno de Iván Duque tiene suspendidas las incipientes conversaciones heredadas de la presidencia de Juan Manuel Santos.

La víspera del atentado el alto comisionado para la Paz, Miguel Ceballos, dio formalmente un mes de plazo a ese grupo guerrillero para evidenciar voluntad de paz y dar información de los 17 secuestrados en su poder o, de lo contrario, retirarle el estatus de grupo político armado para reducirlo a grupo criminal y tratarlo en conformidad, sin espacio para diálogos o negociaciones de paz.

La contundente respuesta del gobierno se produjo tras un comunicado publicado por el ELN en el cual se hizo responsable del derribo de un helicóptero de valores, sucedido el fin de semana pasado en el departamento de Norte de Santander (550 km al norte de la capital), del secuestro de sus tripulantes y del robo de 450 millones de euros que portaba.

Solidaridad sin fronteras

Mientras el presidente Duque, algunos de sus ministros y el alto mando militar adelantaban el consejo de seguridad extraordinario en las propias instalaciones de la Escuela, los mensajes nacionales e internacionales de condena no dejaban de llegar.

Uno de los más significativos, el del presidente ecuatoriano Lenin Moreno, quien confirmó la muerte de la ciudadana ecuatoriana Erika Chicó y las lesiones que padece otra de sus compatriotas que estaba en el lugar de la explosión, en inmediaciones del sector de alojamiento para las cadetes contra el cual fue estrellado el vehículo, que con la onda explosiva quedó 30 metros más adelante.

Agremiaciones, ciudadanos, empresarios, líderes y alcaldes de otras ciudades se pronunciaron rápidamente, así como todas las fuerzas políticas del país para rechazar de manera contundente los hechos, incluida hoy la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común Farc, partido surgido de la desmovilización e incorporación a la institucionalidad del que fuera el principal grupo guerrillero del país, el mismo que en otros años atentara de forma similar.

Colombia, tal vez como ninguna otra nación ha vivido en carne propia la violencia del terrorismo y tiene muy claro ya que solamente haciendo frente común puede derrotarlo, como lo anotó el presidente Duque. Por eso, dejando de lado las diferencias ideológicas y el debate político, el país nuevamente hace frente común contra una violencia que se pensaba superada.

Día Internacional de la lucha contra el cáncer infantil