RESUMEN DE MEDIOS DE LA PROVINCIA DE SANTA FE
Santa Fe, Mar, 23 de jul de 2019
13ºC / 44%
RECIBIR NEWSLETTER

Deportes 09.07.2018

¿Por qué Jorge Sampaoli queda aun más expuesto por los semifinalistas del Mundial?

Un error grave que se pagó caro: los mediocampos de Francia, Bélgica, Inglaterra y Croacia son opuestos a los que presentó el casildense con Argentina.

Fuente: Clarín

Ahora que el Mundial frena su carrera para darle al póker de selecciones europeas un respiro hasta los duelos de semifinales, mientras se consume la cuenta regresiva hacia Francia - Bélgica y Croacia – Inglaterra y con la posibilidad de la fría reflexión, aquí se disparan diversas miradas que merecen ser rescatadas para continuar comprendiendo por qué padeció tanto la Selección y qué debería buscar en su camino de reconstrucción, que desde ya se insinúa más que difuso. Existen aspectos globales, enlazados en forma directa con la organización y con un proyecto de fondo que se respete contra viento y marea. Ya se profundizó sobre lo bueno que sería grabar en el GPS celeste y blanco las rutas recorridas por Francia, Bélgica y Uruguay, por citar apenas tres paradigmas. Después, surgen detalles más puntuales para no olvidar relacionados con el juego.

Mientras la AFA afina la estrategia para sacarse de encima a Jorge Sampaoli y Defensa y Justicia se prepara para la conferencia oficial de regreso de Sebastián Beccacece, los cuatro semifinalistas del Mundial sueñan avalados en general por lo que exponen a partir de sus mediocampistas. A esa zona medular que Argentina descuidó al extremo, Francia, Bélgica, Inglaterra y Croacia le otorgan el valor que corresponde y rasgos individuales opuestos a los elegidos por Sampaoli, Beccacece y compañía.

Los cuatro que todavía sueñan aquí con ser campeones intentan combinar velocidad e intensidad con frescura en ese sector tan sensible de la cancha. No se dejan seducir por protagonistas con un pasado dulce que en la actualidad no encarnen esas virtudes.

Argentina ya se fue hace algo más de una semana de esta Copa del Mundo. ¡Cuánto se habló de los errores de Sampaoli en la confección de la lista, primero, y de las formaciones, más tarde! Observando a los semifinalistas cada vez se comprenden menos las elecciones del entrenador: Javier Mascherano, con 34 años, llegando desde un fútbol menor como el chino; Ever Banega, con 30; Enzo Pérez, de 32, citado a la salida de sus vacaciones por la lesión de Manuel Lanzini; Lucas Biglia, de 32, con lo justo por una fractura de dos vértebras… Un promedio de edad demasiado elevado para futbolistas mundialistas, agravado por actualidades llenas de dudas por múltiples razones.

Aquellos que sobreviven en este cuento ruso eligieron caminos inversos al argentino. A mirar los mediocampos de sus últimas formaciones y a comprobarlo.

Lo de Francia es lo menos llamativo porque resulta lo más cercano que se sufrió en vivo y en directo. Kanté (27 años) es el símbolo del equilibrio y el desdoble, con relevos, quites y orden, siempre prolijo. Pogba (25) imprime la jerarquía para elegir el toque breve o el juego directo que exprima a los rayos de arriba. Más adelante, a la derecha, un delantero que vuelve si hace falta y que baja para asociarse, esa precoz estrella que lanzada en velocidad parece una flecha: Mbappé (19). Y del otro lado, como no estaba Matuidi (de 31, suspendido), esta vez le tocó a Tolisso (23): tanto el de la Juventus como el del Bayern Munich diferentes a la estrella del PSG, ambos mediocampistas de variados recursos. A ellos, revoloteando para descubrir las mejores zonas de influencia, se les agrega Griezmann (27).

También padeció la Selección con Croacia, en especial por culpa de esa dupla en la mitad de la cancha que conforman Rakitic (30) y Modric (32), con los aportes externos de Rebic (24) y Perisic (29), más el retroceso de un delantero como Kramaric (27). Posesión, dinámica y explosión.

Bélgica se afirma en el medio con Fellaini (30) junto a Witsel (29), mientras por las bandas aparecen de un lado Meunier (26) y del otro Chadli (28), más todo lo que elaboran y desequilibran De Bruyne (27) y Hazard (27). Difícil encontrarles posiciones fijas a los belgas. Se mueven por aquí y por allá.

Con la influencia que su técnico Southgate les adjudica a Pochettino (por el aporte en conceptos e intérpretes que realiza con su sensual Tottenham) y a Guardiola (con las intenciones de siempre en su Manchester City), Inglaterra trata de hacerse fuerte por delante de sus tres marcadores centrales con un mediocampo que muestra a Lingard (25) y a Dele Alli (22) sostenidos por Henderson (28), con las franjas ocupadas de una punta a la otra por Trippier (27) y el derivado en lateral-carrilero Ashley Young (32).

De los cuatro semifinalistas, todos tienen una cuota de experiencia en el medio, pero no abusan. Francia muestra a Matuidi (31), Bélgica a Fellaini (30) e Inglaterra a Young (32). Dos tiene Croacia: Rakitic (30) y Modric (32), pero ambos en plena vigencia nada menos que en el Barcelona y en el Real Madrid, con realidades irreprochables. Eligió Argentina la peor opción que le ofrecía el GPS. Abusó de los históricos y, sin tiempo de trabajo, quedó atrapada justamente en el tiempo.

 

El Comando Sur de EE.UU. denunció acoso militar de Venezuela