RESUMEN DE MEDIOS DE LA PROVINCIA DE SANTA FE
Santa Fe, Jue, 16 de ago de 2018
RECIBIR NEWSLETTER

Sociedad 18.05.2018

La prueba que Meghan Markle tuvo que pasar antes de conocer a Isabel II

La actriz estadounidense y futura princesa se tuvo que entrenar en una de las ceremonias inglesas más arraigadas.

Fuente: TN

Se sabe la importancia cultural que tiene el té para los ingleses: tal vez sea su costumbre más arraigada, la más intrínsecamente británica. Por eso, en su camino para convertirse en princesa, la actriz estadounidense Meghan Markle también tuvo que aprender las reglas que rodean esta ceremonia, nada menos que antes de juntarse a tomar el té con la reina Isabel II.

La ceremonia del té es un rito fundamental entre los ingleses.
La ceremonia del té es un rito fundamental entre los ingleses.

Markle se entrenó en la casa de té Rose Tree Cottage, en Los Ángeles. "Lo aprendió todo aquí", dijo su dueño Edmund Fry, que viste frac y guantes blancos mientras sirve y educa a sus clientes. "En una escala del 1 al 10, para el momento que dejó de venir diría que tenía un 9,5", agregó.

La actriz visitó varias veces el pintoresco local, decorado con temática británica. Allí aprendió los puntos fundamentales. Por ejemplo, que el asa de la taza va siempre en dirección a las 3 en punto y que la cucharita siempre queda en la izquierda, de 6 a 12. Además, que los típicos scons que acompañan la infusión deben ser cortado al medio y cubierto con mermelada y crema antes de comer cada mitad por separado.

"Aprendió todo aquí", dijo Edmund Fry, dueño de Rose Tree Cottage, sobre Meghan Markle.
"Aprendió todo aquí", dijo Edmund Fry, dueño de Rose Tree Cottage, sobre Meghan Markle.

También cuáles son las faltas imperdonables. Por ejemplo, sorber, hacer ruidos o cambios en el despliegue establecido de la vajilla.

Markle aprendió qué es lo que está bien y qué es lo no durante la ceremonia del té.
Markle aprendió qué es lo que está bien y qué es lo no durante la ceremonia del té.

"Recuerdo haberle dicho que uno de los hábitos de este país es que la gente tiende a acercar demasiado su taza y la mueven al frente del cuerpo. Puede que sea porque tienden a babearse, no lo sé, pero no es algo que esté correcto", aseguró.

¿Levantar el dedo meñique mientras se toma el té? No está ni bien ni mal, es opcional, según Fry.

Habló el abogado de Cristina tras el allanamiento: "Es todo un circo"