RESUMEN DE MEDIOS DE LA PROVINCIA DE SANTA FE
Santa Fe, Lun, 26 de feb de 2018
RECIBIR NEWSLETTER

Economía 04.02.2018

¿Vas a viajar?: cuánta mercadería podés traer sin pagar impuestos

Con precios convenientes, muchos argentinos traen productos al país desde el exterior. En esta nota te contamos qué podés ingresar y cuánto tenés que pagar. Subieron el tope para ingreso sin impuestos de los free shops.

Fuente: Presupuesto

Si bien existe la posibilidad de comprar vía Internet y pagar con tarjeta de crédito, para el que viaja al exterior la oportunidad es realmente tentadora, sobre todo en rubros como la electrónica y la ropa.

Pero, la Afip establece límites que, si se pasan, hay que pagar impuestos, lo que a veces convierte una buena compra en otra poco conveniente.

Libre de impuestos. Si viajás en avión o vía marítima, desde el exterior se puede ingresar con artículos nuevos o usados por un valor máximo de U$S 300. Para los menores de 16 años, el tope es de U$S 150.

En cambio, si ingresás al país en auto o colectivo, lo que traigas de afuera no puede superar los U$S 150 por pasajero y U$S 75 por menor de 16 años.

Los límites del grupo familiar directo (padres e hijos menores) se puede sumar, para traer un producto más caro.

Free shop. Desde 2018, la AFIP subió el tope máximo y lo equiparó al resto de los países del Mercosur. Para las compras en tiendas libres de impuesto de los puertos o aeropuertos por los que pasás durante el viaje de regreso, la franquicia adicional aumentó de U$S 300 a U$S 500 más por pasajero, o U$S 250 si es menor de 16 años. .

Con factura. Ya en la Aduana, en todos los casos se debe presentar las facturas de compra. Si no, el agente aduanero determinará el valor, que puede que sea más bajo al original, o no.

Una por mes. La franquicia de 300 dólares puede utilizarse una vez por mes. Tanto si traés mercadería más de una vez al mes o superás el monto límite, tenés que pagar un arancel equivalente al 50% del excedente.

La Afip te cobra ese 50% en pesos, al tipo de cambio oficial de ese momento.

Cómo se paga. Se hace mediante depósito bancario en una sucursal del Banco Nación –si hay en el lugar al que llegaste–, con tarjetas o en efectivo en las aduanas.

Qué se paga. La Afip establece que en el equipaje se pueden trasladar objetos que el viajante “pudiere razonablemente utilizar para uso o consumo personal o bien para ser obsequiados, siempre que la cantidad, calidad, variedad y valor no permitieren presumir que se importan o exportan con fines comerciales o industriales”.

La ropa y calzado no paga el impuesto aduanero del 50%, siempre que se traiga para consumo personal.

En general, lo que hay que declarar y tributar son artículos de electrónica o tecnológicos, muebles, bicicletas o algún otro producto que no sea indumentaria.

Declaración de objetos. Para evitar problemas al regreso, si llevás cámara de fotos, computadora, tablet o cualquier otro objeto importando, antes de salir, hacé la declaración en el puesto de Aduanas que está en la sala de embarque del aeropuerto para que a la vuelta no te exijan el pago de impuestos.

Ingreso y egreso de valores. Los pasajeros mayores de 21 años pueden entrar y salir del país con un máximo de U$S 10 mil o su equivalente en otras monedas. Los de entre 16 y 21 años, pueden trasladar como máximo U$S 2.000, mientras que los menores de 16, U$S 1.000.

Turistas extranjeros. Si sos turista extranjero visitando Argentina, en los locales adheridos al Tax Free o Global Refund (los podés identificar con una calcomanía en las vidrieras), podés solicitar por compras mayores a 70 pesos la factura “B”, con un cheque de Global Refund para el reintegro del IVA.

Los tickets deben ser presentados en la Aduana para su comprobación y sellado. En algunos casos, donde hay oficinas de Global Refund, podés cambiar el cheque por efectivo o el dinero será acreditado en una cuenta.

Asimismo, si sos argentino y viajás al exterior, preguntá en tu arribo cuál es el procedimiento para la devolución del IVA.

 

Una mujer estrelló su auto contra un barrera de protección de La Casa Blanca