RESUMEN DE MEDIOS DE LA PROVINCIA DE SANTA FE
Santa Fe, Mar, 19 de sep de 2017
RECIBIR NEWSLETTER

Ciencia y Tecnología 06.09.2017

La brutal guerra oculta que está dividiendo a Netflix y Amazon

La batalla por el poder y el prestigio en el negocio cinematográfico ha puesto de manifiesto dos maneras de distribuir las películas al público: uno está tratando de imitar el modelo de Hollywood y otro muy diferente.

Fuente: Infobae

Desde fuera, Amazon y Netflix son las principales compañías de streaming que cuentan con presupuestos masivos y grandes ambiciones para hacer su propia marca en Hollywood. Pero su batalla por el poder y el prestigio en el negocio cinematográfico ha puesto de manifiesto dos maneras de distribuir las películas al público: uno está tratando de imitar el modelo de Hollywood y otro muy diferente.

Durante años, los principales estudios cinematográficos han confiado en un sistema para exhibir una película en los cines y después lanzar un DVD o una descarga. La "ventana", el término con que se conoce en la industria, supone un auténtico cajero automático para Hollywood. Durante un estreno en salas, las audiencias son atraídas a la taquilla ya que, sino, no podrán ver la película hasta dentro de tres meses. Esa "ventana" garantiza que las ventas de DVD y de pago por visionado (pay per view) no compitan directamente con la venta de entradas. Por eso, se realiza de forma escalonada.

Para Netflix, la "ventana" de Hollywood es un anacronismo, es decir, un sistema antiguo que sirve para los bolsillos de los propietarios de teatro, distribuidores y estudios más que a los clientes del siglo XXI conectados a Internet. Al igual que el paquete tradicional de televisión por cable, los analistas dicen que esa "ventana" forma parte de un aparato económico que depende de un ecosistema de negocios ya instalado, pero también sostienen que es un modelo que no ha evolucionado junto a los cambios masivos que ha habido en la cultura de los medios y el comportamiento del consumidor. "Las salas de cine son la próxima compañía de cable", auguró Ross Gerber, presidente y director ejecutivo de Gerber Kawasaki, una firma de administración de inversiones y riqueza.

En 2015, Netflix lanzó su película de USD 12 millones, Beasts of No Nation, que debutó en algunos teatros al tiempo que lo hacía en su plataforma de streaming. Esta medida enojó a las salas de cine y algunas de ellas se negaron a proyectar el largometraje. La compañía de Los Gatos, en California, plantea hacer lo mismo con algunas de las cuarenta películas que quiere estrenar antes de final de año.

"No somos anti-salas de cine, somos anti-'ventana'", confesó el portavoz de Netflix, Jonathan Friedland.

Beasts of No Nation generó mucha expectación y ganó varios premios, pero la cinta generó menos de USD 100,000 en taquilla, según datos facilitados por Mojo.

Por el contrario, el apoyo de Amazon al sistema tradicional se puso de manifiesto en el mayor escenario de Hollywood, durante los premios de la Academia de 2017. Fue allí donde la filial de video del gigante tecnológico ganó dos Oscar por Manchester by the Sea, una película cuyos derechos compró por USD 10 millones.

A diferencia de Netflix, Amazon defiende el modelo de distribución de Hollywood permitiendo que las películas se pasen exclusivamente en auditorios y que, más tarde, se pongan a disposición de los suscriptores de la plataforma. Manchester by the Sea estuvo en cartelera durante más de cinco meses antes de que estuviera disponible en Amazon. La película generó más de 47 millones de dólares en Estados Unidos (Jeffrey Bezos, director ejecutivo de Amazon.com, es también dueño de The Washington Post).

Bob Berney, director de marketing y distribución de Amazon Original Movies, aseguró que utilizaban este método tradicional con el objetivo de generar críticas, conciencia pública, exposición y reconocimiento de los cineastas. "Consideramos que es importante para nuestros clientes, los clientes de Prime, que quieren películas que han sido ampliamente distribuidas en las salas de cine", expresó. Es por esa razón que Amazon no tiene, por ahora, planes de acabar con la famosa "ventana".

Aunque Amazon parece que está jugando un buen papel dentro del sistema de Hollywood, la compañía valorada en USD 500 billones de dólares es menos dependiente que Netflix para generar más ingresos a costa de la industria de Hollywood y así crecer y triunfar. El negocio de Amazon no es el cine o el video, es tan solo un minorista en línea. Sin embargo, Netflix, cuya capitalización de mercado es de USD 90 billones, vivirá o morirá en función de su contenido y si los ingresos por suscripción pueden soportar las grandes inversiones que se están haciendo en el contenido. Netflix prevé gastar USD 6 billones en contenido original mientras que Amazon pretende hacerlo con USD 4.5 billones.

El huracán María alcanza la categoría 5 y toca tierra en Dominica con máxima potencia