RESUMEN DE MEDIOS DE LA PROVINCIA DE SANTA FE
Santa Fe, Sáb, 25 de may de 2019
15ºC / 73%
RECIBIR NEWSLETTER

Deportes 16.03.2016

EL CHACHO YA NO SE GUARDA NADA, EL ÚNICO QUE ESTÁ EN DUDA ES LARRONDO

En Uruguay, el entrenador canalla Eduardo Coudet pondrá por cuarta vez seguida en once días el equipo principal, para dar un paso clave hacia la clasificación.

Por: Agenciafe/La Capital /

 El esfuerzo realizado hasta aquí fue demasiado, por eso Eduardo Coudet se vio obligado a rotar bastante entre un partido y otro, haciéndose eco del cansancio lógico de sus jugadores e intentando salvaguardar la integridad física de todos ellos. Pero muchas veces los tiempos apremian y las circunstancias tienden puentes con las obligaciones. Hoy está claro que la rotación sostenida quedó archivada. En los últimos 11 días Central está afrontando cuatro cotejos con lo mejor que tiene a mano (Banfield, River, Patronato y mañana otra vez con los uruguayos).
Y los motivos para poner toda la carne al asador están más que claros. En el ámbito doméstico fue para conservar la cima y en la Copa porque el grupo 2 entró en etapa de definiciones. Incluso mañana en Montevideo una victoria pondría al Canalla en una situación inmejorable de cara a la clasificación a los octavos de final.Pero hay más. Luego del cotejo copero de mañana y el del lunes recibiendo a Sarmiento por el torneo doméstico, estará el parate por las Eliminatorias que servirá para cargar las pilas. Por eso se puede forzar la máquina.
Está claro que mañana puede ser un día vital para el futuro canalla en la Copa Libertadores y todo parece indicar que será abordado escurriendo físicos y exigiendo al máximo, aunque sin tomar riesgos innecesarios, claro. Como en el caso de Marcelo Larrondo, quien aún no tiene su presencia confirmada.
Hasta la visita a Palmeiras hubo una postura muy clara por parte del entrenador canalla. Los nombres que iban y venían de un torneo a otro no fueron siempre los mismos. Y la sensación que siempre flotó es que ese recambio al que se apeló siempre puso a la Copa por detrás del torneo. Claro, en el medio está la explicación del propio DT canalla, advirtiendo que el “día a día” forma parte de esas evaluaciones cotidianas, en las que en cada partido se intentó poner lo mejor con que contaba.
Pero la cuestión no pasa por saber si lo hecho hasta aquí estuvo bien o mal. Si hubo más aciertos que errores o viceversa. Los resultados igual dan la derecha, aunque el tema está centrado en lo que vendrá.
Amén de que ya contra River, en el Gigante, Coudet pareció apostar por el equipo más competitivo en relación con los otros dos que puso en cancha en la Libertadores (con algunas bajas por lesión, claro), lo de mañana comienza a tener sabor de final. Y si a Patronato se fue con “todo”, ahora sucederá algo similar.
La chance de quedar a un paso de la clasificación a octavos de final es un plato más que apetecible. Lo suficiente como para no ir con poco hambre ni con ese esfuerzo a cuestas. Es que ganar en Montevideo y que Nacional derrote a Palmeiras, también mañana en la capital uruguaya, implicará que el Canalla quede a un partido del pasaporte a la próxima instancia de la Libertadores. Por supuesto después deberá revalidar todo eso en el choque contra el equipo paulista en el Gigante (el 6 de abril), tras el receso que se realizará por las fechas de las Eliminatorias Sudamericanas. Y acá parece haber un solo objetivo: llegar a la última fecha (ante Nacional) ya con la clasificación bajo el brazo. No sólo para que la continuidad en el certamen continental no corra riesgos, sino porque aquel partido estará muy próximo a otros compromisos especiales para Central dentro de las fronteras: ante San Lorenzo y Newell’s (ambos en condición de visitante), por ejemplo.
Con toda la razón del mundo podrá decirse que mirar demasiado lejos no es lo correcto. De hecho no es un ejercicio al que este plantel y cuerpo técnico suelan apelar con asiduidad.
Del domingo ante Patronato al jueves contra River habrá cuatro días (aunque con un viaje en el medio) y del choque frente a los uruguayos al lunes con Sarmiento otros cuatro, lo que hace que los tiempos de recuperación no sean tan cortos como sí sucedió en otras ocasiones (de Palmeiras a Banfield hubo apenas tres con un traslado de San Pablo a Rosario incluido). No obstante, salvo algún mínimo retoque en el equipo (ver aparte) sigue la base titular. Por eso bien vale la pena el esfuerzo.
Se realizó en la Catedral de Buenos Aires el tradicional Tedeum del 25 de Mayo